jueves, 24 enero 2019
08:11
, última actualización
Cultura

El duende también está en Bilbao

El cantaor vasco Maizenita lanza su primer disco, ‘Tierra Nueva’, después de cuatro años instalado en Jerez de la Frontera, adonde llegó buscando las fuentes de lo jondo.

el 22 feb 2015 / 12:37 h.

TAGS:

Lander Egaña, Maizenita, retratado esta semana en Sevilla. / Jesús Barrera Lander Egaña, Maizenita, retratado esta semana en Sevilla. / Jesús Barrera

Dice un adagio que el talento es lo mejor repartido que hay en el mundo. Y en el flamenco también funciona, por mucho que los grandes focos de creación –Sevilla, Jerez, Cádiz y los Puertos– reclamen a menudo para sí el monopolio del pellizco. No cabe duda de que estas ciudades poseen un sustrato riquísimo, pero a estas alturas del siglo XXI ya casi no sorprende que un artista jondo sea catalán, gallego o vasco. Como el bilbaíno («¡y del Athletic!», remacha) Maizenita, que acaba de lanzar su primer disco, Tierra Nueva, que ayer presentó ante el público en la peña Juan Talega de_Dos Hermanas.

«El flamenco lo descubrí en Bilbao, juntándome con los gitanitos de allí», recuerda este artista de 25 años, de nombre Lander Egaña, hijo de Iñaki Egaña –bajista de bandas legendarias como_Los Bravos, Los Brincos, Barrabás o Imán Califato Independiente– que desde hace cuatro años vive afincado en Jerez de la Frontera. «Lo primero que escuché me atrapó. Empecé, como tantos, por Camarón, pero luego se me fue abriendo el abanico. Me metía en Youtube para aprender más, hasta que entendí que Bilbao se me quedaba pequeño y decidí hacer las maletas».

No obstante, Egaña comenta que en los últimos años el ambiente flamenco ha crecido considerablemente en la franja norte del país, algo que certifican los muchos cantaores, tocaores y bailaores andaluces que hacen giras de Despeñaperros para arriba. «La BBK [Bilbao Bizkaia Kutxa] y la Fundación Bilbao Flamenco están llevando a las primeras figuras, desde estrella Morente a Javier_Barón», confirma Maizenita. «Creo que allí siempre ha habido afición, pero es importante que la gente pueda conocer el flamenco a través de artistas de calidad, a ser posible los mejores».

Pero, ¿cómo fue recibido este chico en los muy ortodoxos tabancos de Santiago y La Plazuela? Al parecepr, mejor de lo que cabía esperar. «Al principio había gente que se chocaba un poco, claro, pero a decir verdad creía que me iba a costar más», admite Egaña. «Poco a poco hemos ido conociendo a gente, empezando por muchos amigos de mi padre, he podido escuchar, descubriendo estilos, y me han dado también consejos. También ha habido mucha juerga, pero para aprender, ¿eh?, y para tener vivencias», subraya.

Por otro lado, el cantaor asegura que «lo más difícil es tratar de superarse uno mismo. Crees que el problema va a ser de integración, pero te das cuenta de que al cabo de un tiempo ya tienes un montón de compadres, como dicen allí. Y lo que queda es crecer como artista y darlo todo cada vez que te subas a un escenario»

El disco de debut de Maizenita arranca con un martinete en el que se hace acompañar por el sitar siempre lujoso de_Gualberto. «Fue un punto que me dio, pero por lo demás no quería experimentar. Me gusta el flamenco-flamenco, cantado por derecho, aunque respeto todo», asegura el cantaor.

Respeto por la tradición es lo que se nota en el resto del repertorio, compuesto por los palos que suele ejecutar en directo: bulería por soleá, tientos, seguiriya, cantiñas y alegrías, soleá, fandangos y bulerías.

En cuento a los músicos que le acompañan, destaca Juan Miguel Zarzuela, «con el que me he criado, aunque se ha retirado un poco de la escena», dice Egaña, y los también guitarristas José Ignacio_Franco y Paco León. A las palmas están José peña y José rubichi. El objetivo de Maizenita es ir abriéndose camino, recital a recital, «y seguir rodando». Por suerte, fechas no le faltan en la agenda de esta temporada.

Norte y sur, un lazo plasmado en una de las letras que el propio Maizenita incorpora a otras populares que integran el disco: «Por la Ruta de la Plata,/ venía en carretera,/ salía de mi Bilbao/ hasta Jerez de la Frontera».

  • 1