Local

El dueño de Contsa dice que es inocente y que "mintió" para exculpar a su ex y evitarle la cárcel

Por su parte, su exmujer ha declarado que "nunca se dedicó a la administración real" de las sociedades porque "no sabía nada" de ellas.

el 22 jul 2014 / 19:15 h.

TAGS:

JOSE_Salas_BURZON_CONTSA El dueño de la inmobiliaria Contsa Corporación Empresarial, José  Salas Burzón, para quien la Fiscalía de Sevilla pide siete años de  cárcel por defraudar a Hacienda, ha defendido este martes su  inocencia y ha asegurado que en una de sus declaraciones "mintió" y  dijo que "todo era suyo" con el único objetivo de exculpar a su  exmujer, la también acusada María del Carmen Bautista, y evitar así  que entrara en prisión por estos mismos hechos. El Juzgado de lo Penal número 10 de Sevilla ha acogido este martes  la vista oral contra Salas y su expareja, para quienes la Fiscalía,  en el escrito de acusación al que ha tenido acceso Europa Press,  solicita siete y seis años de cárcel, respectivamente, por cuatro  delitos contra la Hacienda Pública tras haber defraudado  supuestamente a Hacienda 2,7 millones de euros entre los años 2003 y  2006. En su declaración, José Salas ha asegurado que "sabía" que su  exmujer "tenía cuentas corrientes para su utilización personal" y que  ella "llevaba la administración" de estas cuentas, en las cuales  "nunca he tenido poderes ni he estado autorizado", tras lo que ha  explicado que "mintió" cuando, durante un declaración en fase de  instrucción prestada el 9 de junio de 2009, dijo que la imputaba no  administraba sus cuentas. En este sentido, Salas ha aseverado que, ese día, fue trasladado  desde la cárcel "sin saber a qué iba" y, estando en los calabozos de  los juzgados, un abogado amigo de su familia bajó a verle y le  comentó que estaba allí porque habían imputado a su mujer por delito  fiscal y que ésta "tenía muchas posibilidades de entrar en la  cárcel". "Fue una sorpresa, yo no sabía nada, y se me hundió el mundo, por  lo que dije que yo era culpable de todo" con el único fin de  "exculpar" a María del Carmen, todo ello "porque tenía pánico" a que  entrara en la cárcel, lo cual hubiera sido "fatal" para ella y para  los hijos que tenían en común, entonces de seis y ocho años de edad.  "Dije a todo que sí y dije que todo era mío por miedo", ha resumido. "SUS CUENTAS ERAN SUS CUENTAS" Frente a ello, el acusado ha mantenido en su declaración de este  martes que las cuentas de su exmujer "eran sus cuentas" y que ambos  "íbamos por separado, ella tenía su patrimonio y yo el mío",  añadiendo que María del Carmen "se dedicaba a sus negocios" a través  al menos de dos sociedades. "Me consta que tenía ingresos propios,  aunque de Contsa no salía dinero a sus cuentas", ha dicho. José Salas ha explicado, de otro lado, que actuó como  "prestamista" de Contsa suscribiendo como titular varias pólizas de  crédito, en algunas de las cuales, "como excepción", puso a Contsa  como fiador, aunque todo ello "porque lo exigían los bancos",  añadiendo que llegó a tener nueve millones de euros en pólizas de  crédito, las cuales se usaban "como cuentas de tesorería para las  empresas de Contsa". "Yo le prestaba dinero a Contsa cuando le hacía falta y la  empresa, cuando tenía dinero, me lo devolvía mediante ingresos en  efectivo", aunque de ello, según ha puesto de manifiesto, se  encargaba su hermano, ya fallecido. "Yo confiaba plenamente en él y  en el departamento de Contabilidad", ha asegurado el imputado, quien  ha insistido en que él "no se encargaba" de esos asuntos porque  "nunca iba al banco, salvo en alguna ocasión que iba para tomarme un  café con el director". SU EXMUJER "NO SABIA NADA" Por su parte, su exmujer ha declarado que "nunca se dedicó a la  administración real" de las sociedades porque "no sabía nada" de  ellas y simplemente se dedicó a firmar los papeles que le decía su  exmarido. "No sabía" que era titular de hasta ocho cuentas corrientes  ni que se ingresara dinero en ellas, a lo que se suma que "nunca he  dispuesto de este dinero". Tras relatar que José Salas le regaló una tienda dedicada a la  venta de medias que dirigió durante varios meses y que, tras ello,  "nunca más ha trabajado", dedicándose a sus hijos y a la casa, ha  asegurado que nunca habló con su expareja de todo este asunto y que  únicamente le dijo que "me había matado en vida". "No recuerdo haber tenido pólizas de crédito a mi nombre, no sabía  nada de lo que estaba firmando, no recuerdo haber sido accionista de  ninguna sociedad, nunca he hecho negocios y no sabía que tenía dinero  en cuentas corrientes a mi nombre", ha defendido una y otra vez la  imputada durante su declaración. Tras los dos acusados, ha comparecido un perito de Hacienda que ha  ratificado su informe en el sentido de que "han existido ingresos en  metálico en las cuentas corrientes de los acusados sin que se hayan  declarado a la Hacienda Pública y sin justificarse su origen",  produciéndose de este modo un incremento patrimonial "no  justificado". "INSOLITO" "No se acreditó en ningún momento el origen del ingreso, por lo  que pensamos que eran rentas no declaradas u ocultas", ha afirmado  este perito, quien ha calificado de "verdaderamente insólito" en el  mundo empresarial el hecho de que se extrajera dinero en efectivo de  una cuenta para luego ingresarlo nuevamente en efectivo en otra  vinculada a los acusados, todo ello en lugar de hacerlo por  transferencia bancaria. El perito ha dicho, al hilo de ello, que esta operativa "sólo se  produce cuando hay interés en que haya opacidad en los movimientos y  en la contabilidad de le empresa", agregando que, "en el fondo, José  Salas nunca aportó sus recursos a Consta, porque las pólizas de  crédito estaban garantizadas con activos de la propia Contsa". Una vez han concluido las declaraciones, la Fiscalía ha elevado a  definitiva su petición de siete y seis años de cárcel para José Salas  y para su exmujer, respectivamente, aunque ha admitido que en el caso  de la segunda pueda aplicarse la atenuante de dilaciones indebidas. Según el Ministerio Público, el dueño de Contsa "ha eludido el  pago" del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF)  durante los ejercicios 2005 y 2006 por una suma total de 1.096.107,75  euros, por lo que le imputa cuatro delitos contra la hacienda pública  en concepto de autor, mientras que su exesposa, "siempre bajo la  instigación de su marido", habría eludido el pago del IRPF entre los  años 2003 y 2006 por un importe total de 1.537.747 euros. De su lado, las defensas han solicitado la libre absolución de sus  clientes y, en el caso del abogado de la acusada, éste ha leído  varios párrafos del recurso que interpuso la Fiscalía contra el  procesamiento de la Infanta Cristina para subrayar que su patrocinada  no tenía conocimiento de los movimientos de su entonces marido, tras  todo lo cual el juicio ha quedado visto para sentencia. Hay que recordar que Salas se enfrenta a otra petición de 13 años  de cárcel por parte del Ministerio Público por un delito societario,  otro de insolvencia punible y un tercer delito de estafa en concurso  ideal con un delito continuado de falsedad en documento mercantil en  relación a la quiebra de su empresa, que fue declarada en concurso  con 1.658 acreedores y un déficit patrimonial de 87 millones. Por  estos mismos hechos, el fiscal pide seis años para su expareja.

  • 1