Economía

El dueño de La Cartuja amaga con vender la empresa de loza

el 15 sep 2009 / 16:03 h.

La situación de restricción del crédito por la crisis de liquidez está pasando factura tanto a familias como a empresas. La firma de loza Pickman La Cartuja ha lanzado un SOS a la Junta para poder vender unos terrenos anexos a la factoría con los que cerrar la deuda pendiente e insuflar aire a sus cuentas.

El cierre del grifo generalizado, que no discrimina entre familias y empresas, ha llevado al propietario de la fábrica de loza Pickman La Cartuja, Emilio Portes, a demandar a la Junta de Andalucía ayuda para poder vender unos terrenos anexos a la planta productiva, situada en el municipio de Salteras. Según el empresario, la venta de este suelo sería la "solución" a los problemas de liquidez que, en la actual crisis, azota las cuentas de muchas empresas, ante la restricción del crédito. Y más, incidió ayer Portes, "con los antecedentes que tiene Pickman", en referencia a las dificultades que atravesó la firma cuando estuvo al frente Ruiz de Alda.

Según Emilio Portes, ha enviado un escrito a los consejeros de Innovación y Empleo ante los "obstáculos" que ha encontrado, por parte de la plantilla, a la hora de vender esos terrenos "que no afectan a la planta ni a su actividad" y de los que lleva tratando de desprenderse dos años con el objetivo de "mejorar" la estructura financiera de la empresa, que adquirió hace cinco años.

Ante el bloqueo y la "resistencia injustificada" del comité de empresa, pese a ser una decisión que no le compete, -aseguró- "he dirigido un escrito diciendo que si como propietario no puedo disponer del patrimonio de la empresa o gestionarla como tal, la solución pasaría por vender la compañía a un tercero".

Fuentes de la Administración señalaron que en la misiva el empresario planteó como opciones para desbloquear la situación acudir a la vía concursal o vender la empresa a los propios trabajadores, aspectos que fueron negados por el propio Portes.

El empresario consideró que en el plan de negocio que diseñó cuando llegó a Pickman contemplaba desprenderse de ese suelo como parte del plan de viabilidad. Así, aseguró que el destino "reducir el endeudamiento con las entidades financieras", que cifró en 5,5 millones de euros, así como para lanzar nuevas líneas de productos "de extensión de la marca", tales como mantelerías y azulejos, y la apertura de tiendas, a lo que se destinaría los 2 millones de euros restantes que, a su juicio, resultarían de la operación. De esta manera, incidió en que no afecta "para nada" a la actividad de la fábrica. Es más, lejos de atravesar dificultades, las cosas, según su propietario, le marchan bastante bien. Aasí, reseñó que en los primeros ocho meses de este año la firma de loza ha mejorado un 20% su facturación frente al mismo periodo del año pasado, "y eso, en situación de crisis", apostilló.

Portes enfatizó las "dificultades" que está encontrando para "renovar operaciones" con entidades financieras "con la que está cayendo y la imposibilidad de vender esos terrenos", y reconoció que esa circunstancia le ha llevado a pagar sólo parcialmente la última nómina de sus trabajadores (en concreto, el 60%, señalaron otras fuentes).

Por su parte, desde el municipio se explicó que hace varios meses mantuvieron un encuentro con el empresario, aunque finalmente no se concretó ninguna operación para el desarrollo de esos suelos, apuntaron fuentes municipales. El Ayuntamiento, eso sí, sólo puso dos condiciones. Que la empresa garantizara la actividad productiva en el municipio y que mantuviera la estabilidad en el empleo.

En los próximos días está previsto que se desarrollen reuniones con las áreas de Empleo e Innovación de la Junta, y con la participación de Portes y los sindicatos, para tratar de aclarar y reconducir la situación.

  • 1