Local

El editorial: 'Tussam devuelve el Centro a épocas pasadas'

el 18 oct 2011 / 21:59 h.

TAGS:

En principio, que cuatro líneas de Tussam se vayan a adentrar más en el corazón del casco histórico habría que interpretarlo como una noticia positiva pues amplía el servicio que se presta a los ciudadanos. Es así, pero a cambio de determinados sacrificios que la ciudad tiene que asumir. La decisión de la compañía de aumentar el número de líneas que llegarán al Duque y de habilitar otras dos líneas para que atraviesen la Encarnación da un golpe casi definitivo a la política de movilidad sostenible emprendida por el anterior Gobierno municipal. No hay que hacer muchos números para comprender que el Duque y sus accesos por Trajano volverá a sufrir sus tradicionales atascos y cuellos de botella por el exceso de vehículos y que, por otra parte, la Encarnación ya no tendrá el carácter de vía semipeatonalizada que se implantó no hace ni dos años. El Gobierno municipal siempre dice que toma estas decisiones porque le avalan los votos. Tiene razón, pero eso no quita para que estas medidas no parezcan todo lo contrario a lo que hay que hacer para evitar que las principales calles del casco antiguo se colapsen de nuevo. Si con ello cree que ayuda al pequeño y mediano comercio, poco más hay que decir más que esperar que consiga sus objetivos. Pero es innegable que se está produciendo una regresión que, por ahora, sólo parece respetar el resto de espacios peatonales ganados al conductor en los últimos años. Y a esto se añade el que empieza a cundir entre la ciudadanía la impresión de que está actuando de una forma improvisada, con medidas inconexas que van anunciándose de forma puntual como respuesta a las críticas que se le están planteando. Es decir, que está actuando exactamente con la misma manera de proceder que achacaba a sus antecesores. El tráfico en el Centro merece una regulación más racional. Y no esta vuelta al pasado que nadie garantiza que vaya a mejorar la situación de algunos comerciantes

  • 1