Local

El Ejército egipcio cederá el poder en menos de seis meses

Anuncia la disolución del Parlamento y la suspensión de la Constitución.

el 13 feb 2011 / 20:45 h.

TAGS:

Una mujer toma una foto de su hijo que posa subido en un tanque en la plaza Tahrir un día después de la renuncia de Hosni Mubarak.

El Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas de Egipto anunció ayer la disolución de las dos cámaras del Parlamento, la suspensión de la Constitución y que permanecerá al frente del país como máximo durante los próximos seis meses hasta la celebración de elecciones presidenciales y legislativas.


En su quinto comunicado, difundido por la televisión estatal egipcia, el Consejo Supremo militar, que asumió el poder el viernes tras la renuncia del presidente, Hosni Mubarak, confirmó además en su cargo al primer ministro en funciones, Ahmed Shafiq, y avanzó que formará un comité para enmendar algunos artículos de la Constitución.


Mientras, los manifestantes concentrados en la plaza Tahrir de El Cairo estallaron en gritos de júbilo tras conocer el contenido del comunicado del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas. "El pueblo ha triunfado. La juventud de la revolución quiere agradecer a las Fuerzas Armadas su rápida respuesta a nuestras demandas", declaró Abdulá Helmi, miembro de la Unión de la Juventud de la Revolución, desde la plaza Tahrir. "El cobarde es cobarde y el valiente es valiente. Hemos resistido hasta el último día y hemos ganado y esperamos más victorias del valiente pueblo de Egipto", proclamó otro manifestante, Ahmed Abdel Aziz.


La satisfacción tras el anuncio que hizo el Ejército también la expresó el presidente del opositor partido El Ghad (Futuro), Ayman Nour, quien afirmó que las medidas anunciadas por el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas deberían satisfacer las demandas de los manifestantes acampados desde el 25 de enero en la plaza Tahrir de El Cairo. "Es una victoria para la revolución", afirmó Ayman Nour.


Tras la caída de Mubarak, el actual primer ministro egipcio, Ahmed Shafiq, prometió ayer que su país recuperará paulatinamente la normalidad. "Nuestra principal preocupación es la seguridad, cómo restablecer la seguridad de los ciudadanos egipcios", dijo en su primera comparecencia pública difundida por la televisión estatal tras la renuncia de Mubarak, en la que confirmó que el ministro de Información, Anas El Feki, había presentado su dimisión.


Shafiq reconoció que el Gobierno ha actuado con retraso pero incidió en que ahora ya tiene fijadas sus prioridades y destacó que los ministerios continúan trabajando aunque algunos de sus titulares no estén al frente de los departamentos. "Incluso si un ministerio no tiene ministro está todavía trabajando. Los ministros también pueden irse de vacaciones después de todo, así que no se preocupen", explicó. Shafiq remarcó que, tras la salida de Mubarak, el Ejecutivo tiene el objetivo de cumplir las "metas" de recuperar la normalidad en "las calles y en la educación".


Durante el día de ayer en El Cairo, cientos de policías egipcios se manifestaron a lo largo de la tarde contra el expresidente Hosni Mubarak y para "reconciliarse con el pueblo" y para reivindicar sus derechos y mejoras salariales. "Queremos que la gente vea y comprenda que no somos quienes les atacamos", explicaban los manifestantes.


Robos. Una vez terminadas las revueltas contra Mubarak, se ha descubierto que ocho antigüedades de gran valor del Museo Egipcio fueron robadas durante las manifestaciones. Entre los objetos sustraídos destaca una estatua del faraón Tutankamón y varias piezas de la época de los rebeldes del faraón Akenatón, según confirmó Zahi Hawas, destacado egiptólogo que ha sido nombrado recientemente ministro de Antigüedades. "Los objetos robados no se pueden encontrar fácilmente. Estoy seguro que habían planeado el robo de estos objetos en cuestión", reveló el experto.

  • 1