jueves, 21 febrero 2019
08:32
, última actualización
Local

El embalse de Melonares supera el examen del temporal con buena nota

Tras el temporal llega la calma al embalse de Melonares. El pantano, que abastecerá al área metropolitana de Sevilla a partir de 2013, ha superado con buena nota las pruebas de llenado y vaciado a las que se ha visto sometido desde el pasado diciembre, fecha en la que comenzó un periodo de lluvias que duró algo más de tres meses.

el 29 may 2010 / 18:30 h.

TAGS:

El embalse de Melonares comenzó a desembalsar agua en febrero.

El delegado provincial de Medio Ambiente, Francisco Javier Fernández, afirmó ayer que el embalse "ha superado todos los exámenes con el intenso temporal de este invierno, en el que ha tenido un funcionamiento correcto y satisfactorio".

Según explicó Fernández a Europa Press, el temporal, que dejó una media de 800 litros por metro cuadrado, ha sido el "mejor examen que podía pasar una infraestructura de nueva creación" como es este embalse, situado en el parque natural de la Sierra Norte de Sevilla y con una capacidad de 180 hectómetros cúbicos.

De este modo, afirmó que los informes finales elaborados por los técnicos han constatado que, tanto durante la fase de llenado, "inusualmente acelerada por las condiciones naturales", como en los desembalses, la infraestructura es "válida" y tiene un comportamiento "totalmente correcto", sin que los técnicos, que han realizado mediciones en todo momento, hayan detectado ni movimientos en la estructura ni fisuras.

En este sentido, dijo que los desembalses, que se iniciaron a partir del pasado 19 de febrero y se sucedieron durante varias jornadas seguidas, "se hicieron conforme a los protocolos de seguridad establecidos, tanto para la integridad de la presa como para el interés de los ciudadanos", a pesar de los "bulos que se corrieron por desconocimiento".

"No es cierto que se aliviara agua del pantano antes de lo previsto. Melonares es una infraestructura importante, con una inversión de más de 110 millones y que puede causar muchos problemas si no se ajusta su funcionamiento al milímetro a los protocolos de seguridad", defendió.

Así, recordó que la Administración ha hecho un "esfuerzo muy grande" en la aplicación de medidas compensatorias de carácter ambiental para garantizar que no se produzca ningún impacto en el entorno, un espacio natural protegido incluido en la Red Ecológica Europea Natura 2000 que, además, incluye hábitats de interés prioritario. También señaló que no olvida que el parque natural de la Sierra Norte, que ocupa 177.484 hectáreas de los últimos macizos occidentales de Sierra Morena, alberga 14 tipos de hábitats de interés prioritario, con poblaciones de especies amenazadas como el águila imperial ibérica, la cigüeña negra o el lince ibérico, además de nutria, águila real, milano negro o búho real, entre otras.

Las medidas compensatorias van desde la creación de un área de compensación ecológica de 1.600 hectáreas, con una función similar a la zona afectada por las obras del embalse, a la construcción de dos azudes en las colas del embalse para aumentar la superficie de lámina de agua o el diseño de un plan de seguimiento y control de las actuaciones.

  • 1