Local

El embargo de pisos hipotecados se disparó un 143% el año pasado

Los efectos de la crisis económica son ya más que evidentes y, según los expertos, irán a más. Sólo hay que asomarse a los juzgados: el número de embargos de pisos creció el pasado año un 143% por la ejecución de las hipotecas impagadas. De 500 casos en 2007 se pasó a 1.216 en 2008. Y la tónica sigue en auge.

el 15 sep 2009 / 23:04 h.

TAGS:

N. Jiménez / R. Velis

Los efectos de la crisis económica son ya más que evidentes y, según los expertos, irán a más. Sólo hay que asomarse a los juzgados: el número de embargos de pisos creció el pasado año un 143% por la ejecución de las hipotecas impagadas. De 500 casos en 2007 se pasó a 1.216 en 2008. Y la tónica sigue en auge.

Jueces y abogados coinciden en que esto no ha hecho nada más que empezar. Pequeños pagos, deudas, pagarés, letras, embargos... son cada día más habituales en los juzgados de Primera Instancia de Sevilla como consecuencia de la mala situación económica. Fruto de ello es el aumento considerable del número de asuntos totales de esta jurisdicción. Durante la bonanza económica fueron muchos los que se embarcaron en pagos a plazos y pequeños créditos y ahora, con la subida de las hipotecas y la falta de empleo, tienen que sufrir el drama de vérselas ante el juez.

Durante 2007 se registraron 500 casos de ejecuciones de inmuebles hipotecados, mientras que en 2008 los bancos reclamaron en 1.216 ocasiones. Esto es, el número de subastas de pisos creció un 143% en sólo un año.

En 2001, la Ley de Enjuiciamiento Civil abrió al público las subastas judiciales, que se han convertido en un medio muy solicitado para adquirir una vivienda. Lo mejor es que las casas que proceden de embargos judiciales pueden ofrecerse a un precio hasta un 50% inferior al del mercado, si bien necesitan del pago de la fianza, que es del 30% del precio de salida. Otro problema es asistir, ya que las subastas por embargo judicial se celebran en los juzgados de Primera Instancia y hay empresas que se dedican a copar este mercado.

Además, hay que tener en cuenta dos aspectos: se deben comprobar la situación física del inmueble y, sobre todo, las cargas que pesan sobre la finca, porque tanto las cargas anteriores a las que se ejecuta como los créditos preferentes tendrán que ser pagados por quien adquiera la vivienda. Además, aunque muchos de los pisos que se subastan tienen desperfectos, no se pueden visitar. Por tanto, para obtener información hay que ir a los juzgados donde se celebran las subastas y estudiar el expediente de cada inmueble.

Los desahucios, por ahora, no han registrado un aumento significativo, si bien se prevé una avalancha de casos este año. Durante 2007 se produjeron 1.126, frente a los 1.211 del año pasado. Eso sí, las reclamaciones por pequeñas deudas subieron como la espuma. Hace dos años, los tribunales registraron 11.734 casos de procedimientos monitorios, mientras que en 2008 se presentaron 15.396, un 31% más.

Los procedimientos concursales en lo Mercantil, las antiguas suspensiones de pago, también aumentaron en un año. En 2007 se registraron 37 casos y, en 2008, 154. El juzgado, creado en 2004, está saturado, si bien en abril se abrirá otro.

  • 1