Deportes

El empate deja satisfechos a los eternos rivales

Los sevillistas comenzaron mucho mejor, pero fue el Betis quien marcó primero y luego jugó 25' en superioridad numérica por expulsión de Fazio.

el 21 ene 2012 / 21:59 h.

El centrocampista del Sevilla CF, José Antonio Reyes (c), lucha el balón con Nacho Pérez (i) y el ecuatoriano Jefferson Montero, del Betis.

El derbi de la paz acabó sin vencedores ni vencidos, con emoción a raudales y oportunidades para ambos de llevarse el triunfo, pues si en la primera parte fue netamente superior el Sevilla, en la segunda fue el Betis quien mandó en el juego y estuvo más cerca de llevarse la victoria, en especial tras la expulsión de Fazio (68’) por doble amarilla, que obligó a los sevillistas a jugar en inferioridad casi 25 minutos y a dar por bueno un empate que de antemano no habrían firmado, pues por vez primera en la temporada salieron descaradamente a por todas fuera de casa y ofrecieron su mejor versión lejos de Nervión.

La puesta en escena fue la prevista por parte de Pepe Mel, con Cañas de central y renunciando al trivote para jugar con Juanma y Jeff en las bandas, aunque Marcelino sorprendió con la inclusión de Coke en el lateral, en vez de Céceres, y no tanto con la de Luna como volante zurdo, pues ya lo usó ahí en Vallecas, donde tampoco pudo jugar Manu del Moral. El canterano ayudó mucho en la zona de creación y en la presión a Medel y Trochowski, lo que permitió a Reyes gozar de libertad de movimientos y buscar en numerosas ocasiones el dos contra uno por la derecha con Navas, que trajo por la calle de la amargura a Nacho ante las escasas ayudas defensivas de Jeff Montero.

Salió mucho más enchufado el Sevilla, que gozó de hasta cuatro ocasiones muy claras para haber hecho gol, pero Negredo (3’), Navas (9’), Luna (31) y Fazio (39’) desperdiciaron las suyas –clamorosas las del vallecano y el pedrereño– mientras Beñat enchufaba la primera del Betis (25’). Fue un libre directo cerca de la frontal, una falta de Fazio sobre Rubén Castro que le costó al argentino su primera tarjeta amarilla y a su equipo el gol, pues Beñat ejecutó el libre directo con maestría y mandó el balón a las mallas pegado al poste derecho, a media altura pero imposible para Varas pese a su estirada.

Los sevillistas, que se habían vaciado en la presión sin recompensa, podían pagar caro su esfuerzo si los béticos eran capaces de esconderles el balón y hacerles correr detrás de él, pero los de Marcelino siguieron apretando y poniendo en serios apuros a la zaga local, pues el medio campo bético sufre sin el trivote y ahí ganaron Medel y Trochowski la partida, propiciando continuas y hábiles penetraciones de Reyes y Navas que hacían mucho daño a su recompuesta retaguardia.

Las polémicas. Ya con el 1-0 en el marcador empezaron a surgir las jugadas polémicas, primero por unas manos involuntarias en el área bética de Roque Santa Cruz (33’), en las que el árbitro hizo bien en no señalar nada, y luego en un empujón de Luna a Rubén Castro (36’) en el área que bien pudo ser castigado con penalti por Velasco Carballo, pues el jugador sevillista se desentiende del balón, aunque es cierto que el empujón no es demasiado intenso y así lo debió considerar el árbitro, que seguía de cerca y vio claramente la jugada.

El caso es que gracias a su fe y su persistencia, el Sevilla logró irse al descanso con el choque igualado tras culminar Negredo de gran cabezazo uno de los innumerables centros de Navas.Tras el descanso, sin embargo, los de Marcelino, como les pasara ante Espanyol y Valencia, no volvieron a ser los mismos. El infernal ritmo que marcan al inicio son incapaces de mantenerlo los noventa minutos de juego, de ahí que Beñat pasara a coger las riendas y Rubén Castro empezara a hacer diabluras y buscar las cosquillas de Fazio, Spahic y Varas.

El meta sevillista salvó el 1-2 con los pies (50’) y el partido cambió de manos ya antes de la expulsión de Fazio (68’), pues Reyes y Negredo ya no estaban tan frescos y Casto pasó a ser un espectador de excepción. Frente a diez, pese a gozar Beñat de un buen remate –antes lo tuvo Cañas–, no fue capaz el Betis de encontrar cómo hincarle el diente a su rival, que ya daba el empate por bueno tras haber estado tan cerca de la victoria como del KO.

Ficha técnica:

1 - Real Betis: Casto, Isidoro, Dorado, Cañas, Nacho; Iriney, Beñat (Jorge Molina, m.83); Juanma (Salva Sevilla, m.69), Rubén Castro, Jefferson Montero (Pozuelo, m.58), y Santa Cruz.

1 - Sevilla FC: Varas; Coke, Spahic, Fazio, Fernando Navarro; Medel; Jesús Navas, Trochowski (Rakitic, m.59), Luna (Martin Cáceres, m.71); Reyes y Negredo (Hiroshi, m.82)

Goles: 1-0: m.25, Beñat. 1-1: m.41, Negredo

Arbitro: Carlos Velasco Carballo (c.madrileño). Expulsó, por doble amarilla a Fazio (m.24 y m.68), además mostró tarjeta amarilla Iriney (m.18), Isidoro (m.58), Beñat (m.70), Nacho (m.77), y Rubén Castro (m.89)

Incidencias: Partido disputado en el Benito Villamarín ante 44.890 espectadores, de ellos unos tres mil seguidores del Sevilla. Terreno de juego en buenas condiciones. Se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento de Rafael Lluch, director de Deportes de la Junta de Andalucía, y de otras tres personas con vinculación al club. Antes del comienzo un aficionado fue retenido en el césped.

  • 1