martes, 26 marzo 2019
22:37
, última actualización
Economía

El emprendedor que eres

Tres iniciativas forjadas al calor de la Red Innprende, promovida por la Fundación Cruzcampo, se transformarán en empresas para impulsar la hostelería, el turismo y la agroalimentación.

el 30 sep 2014 / 10:00 h.

TAGS:

16202849Una iniciativa que aprovechará contenedores de mercancías reciclados para transformarlos en espacios de comida gourmet en la calle (street food) uniendo gastronomía a otras artes escénicas, plásticas y música en un mismo concepto; una aplicación que permitirá al cliente de un hotel gestionar los servicios que necesita, incluido el check out o pedir comida a la habitación, sin necesidad de pasar por recepción; y un proyecto que aprovecha el residuo de la fabricación de la cerveza para producir fertilizante con mejores rendimientos. Son las tres iniciativas que han resultado premiadas en la primera edición de la Red Innprende, acción promovida por la Fundación Cruzcampo en colaboración con Loyola Leadership School y con el apoyo de CTA y de los voluntarios senior de asesoramiento empresarial de la asociación Secot, con objeto de generar oportunidades de negocio y potenciar la innovación en los sectores de hostelería, turismo y agroalimentación en Andalucía. Durante seis meses, un grupo de 50 personas –del total de 730 que formalizaron la inscripción– han recibido formación para aprender a trabajar en equipo, desarrollar la creatividad, diseñar un plan de negocio viable, y, a través de nueve equipos de trabajo, han dado forma a nueve proyectos emprendedores e innovadores, como recoge la denominación de esta iniciativa (Innprende). Ante un auditorio repleto de autoridades, empresarios y hasta representantes del sector financiero, los tres proyectos ganadores expusieron sus ideas en pocos minutos. Ahora, con esas semillas, confían en ir allanando el camino y conseguir inversores y financiación para transformar en realidades empresariales sus propuestas. Como es el caso del equipo de Inndabox, que quiere expandir en España el concepto de street food, «comer en la calle pero con calidad gourmet», explica Laura Escobar, una de sus seis integrantes. Su filosofía pasa por ubicar en lugares estratégicos una estructura modular –usando sobre todo contenedores marítimos– en los que disponer espacios para chefs que estén empezando, que quieran testear sus propuestas gastronómicas antes de montar un restaurante, o para cocineros consolidados que quieran explorar otras opciones culinarias como segundas marcas, explica Escobar, periodista de 34 años, que ha fundado junto a sus compañeros Vicente Ortega, Manuel Molina, Antonio García (de Málaga) y José Blanco y Héctor Domínguez (de Sevilla) el movimiento Andalucía Popup, que quiere dar a conocer qué es eso de la street food, tan popular en otros países. Y compaginarlo con diseñadores noveles –y otro tipo de creadores– que busquen un espacio diferente y económico en el que mostrar su trabajo. Tanto le gustó la idea al alcalde, Juan Ignacio Zoido, que emplazó a Inndabox a tener una reunión con Turismo para estudiar una posible ubicación a su proyecto. Otra de las propuestas ganadoras y que por tanto recibirá los 3.000 euros de la Fundación Cruzcampo para constituir la sociedad es Easy Stay, una aplicación que permite la gestión directa de servicios durante la estancia en un hotel sin tener que pasar por recepción y que ya está en pruebas en dos hoteles, explica Alberto Sánchez, que abunda en que su comercialización está prevista para comienzos de 2015. También se constituirá como empresa DTM Innovation, especializada en la producción ecológica de abonos a partir del residuo que deja la filtración de la cerveza. Potencial tiene en una comunidad, la andaluza, donde la industria agroalimentaria genera 5 millones de toneladas de residuos , de los que solo el 14 por ciento se reutiliza, precisa Francisco Javier Segura. La red Innprende se diferencia en que los grupos se forman después de descubrir «afinidades personales e inquietudes empresariales», precisa Laura, y además en el hecho de que no es imprescindible traer ya una idea guardada en el cajón. «Esta experiencia me ha ayudado a conocer las herramientas y el conocimiento para emprender; yo pensaba que esto no era para mí». Ha descubierto que sí lo es. En esa idea abundó además María Benjumea, vicepresidenta de Secot y fundadora de Spain Start up, que se centró en desmitificar la figura del emprendedor: éste no nace, sino que se hace. Su caso, como el de tantos otros, partió de una necesidad, de una obligación. Y «las ideas no tienen que ser exclusivamente nuestras, sino que nos pueden venir. Lo importante es que nos sumemos al proyecto», aconsejó, y recordó que esto de emprender tampoco tiene edad. No quiso perderse el acto el presidente de Heineken España, Richard Weissend, que avanzó el compromiso de reeditar anualmente este programa de emprendimiento dirigido a personas de 22 a 40 años.

  • 1