Economía

'El empresario debe tener altura de miras y dejar de lamentarse'

Francisco Carbonero, secretario general de CCOO Andalucía, cuestiona la iniciativa de «socializar» las pérdidas de entidades financieras privadas. Foto: J.C.

el 15 sep 2009 / 16:46 h.

Francisco Carbonero, secretario general de CCOO Andalucía, cuestiona la iniciativa pública de «socializar» las pérdidas de entidades financieras privadas.

-Acabar con las cláusulas de revisión salarial y moderar los sueldos fueron las recomendaciones del gobernador del Banco de España ¿Cómo las valora?

-Son propuestas que carecen de credibilidad. ¿Quién puede pensar que la causa o la salida de la crisis tiene que ver con la reducción de los costes laborales? Son propuestas rancias, obsoletas y profundamente reaccionarias porque pretenden hacer recaer todo el peso de la crisis en los de siempre, los trabajadores. Es una huida hacia adelante del modelo capitalista que pretende legitimar la teoría de que cuando hay beneficios multimillonarios, éstos son privados, y cuando hay pérdidas se socializa su pago. Es inmoral e inadmisible. Todavía no he escuchado a nadie que proponga moderar los sueldos de los altos directivos o recortar las previsiones de beneficios de los grandes grupos empresariales.

-Sin contar con la cláusula de revisión salarial ¿hay otros mecanismos de protección frente a la subida de los precios?

-Desgraciadamente es casi el único instrumento para garantizar el poder adquisitivo. Por eso son tan peligrosas estas propuestas, ya que dejarían desprotegidos a los trabajadores frente a las subidas de la inflación. Además de las cláusulas, en este periodo de crisis es necesario que se mantengan e incluso se aumenten los niveles de protección social, ya que cuando el trabajador pasa al desempleo, su situación es límite. Es entonces cuando hay que garantizarle esa protección y facilitarle mecanismos para su reintroducción en el mercado de trabajo. El núcleo de esta crisis está en el afán de unos pocos por enriquecerse enormemente sin control ni límites.

-De llevarse a cabo ambas recomendaciones ¿serviría para atajar las cifras de paro?

-Es un insulto a la razón este tipo de recetas que a sólo conducen a convertir en más pobres a los trabajadores y para nada generan empleo. Evidencian una absoluta falta de imaginación y de rigurosidad en el análisis. Hasta ahora nuestro empresariado ha estado callado, como si ellos no tuvieran nada que ver ni que proponer, como si fuera una situación ajena a su actuación en estos últimos años, y debemos pedirle responsabilidades y altura de miras para poner sobre la mesa soluciones más allá de su permanente lamento para despedir con más facilidad a los trabajadores. Es hora de exigirles implicación y responsabilidad social. Lo que verdaderamente genera empleo es hacer una apuesta por un cambio en nuestro modelo de crecimiento, con mayor peso de la industria y los sectores que generan valor añadido, con fuertes inversiones en I+D+i y en la cualificación de la mano de obra, para ser más productivos y competitivos. Ahí es donde radica la generación de empleo de calidad, estable y productivo, y no en la reducción de los costes laborales y en la eliminación de cláusulas salariales.

-¿Hay alguna manera de flexibilizar el mercado laboral que no aporte precariedad?

-Hasta el momento no conozco ninguna propuesta que no precarice la situación de los trabajadores. Equivale a abaratamiento del despido, menos protección, más precariedad y menos salario.

-En su opinión ¿qué parte de responsabilidad asumen Administración y empresarios?

-La administración asume una parte importante, algo que equivale a decir que la asumen todos los ciudadanos. Vuelvo a insistir en que las pérdidas de empresas y financieras privadas se socializan y deben ser asumidas por la administración con dinero público que pagamos todos. Abre una puerta muy peligrosa, es un mensaje a la iniciativa privada de que pueden hacer barbaridades porque al final el Estado los salvará. Esto no es así, si usted comete barbaridades debe asumir sus costes y pérdidas. Lo que hemos propuesto a la Junta es un fondo con dinero público para avalar a aquellas empresas viables y solventes, que generan empleo y riqueza, pero que ven cortadas sus líneas de financiación. En cuanto a los empresarios, son los grandes ausentes de esta crisis.

-¿Es hora de flexibilizar el despido, como plantea el presidente de la CEOE?

-Es hora de tener imaginación y ganas de proponer medidas que reactiven la economía y no de flexibilizar el despido. Pero eso supone implicación absoluta y requiere una visión audaz de futuro de la que carecen.

-¿Confía en que aún es posible el pleno empleo?

-Debemos mantener ese objetivo, que debe ser compartido por gobiernos, empresarios y sindicatos. Es posible si todos nos arremangamos.

  • 1