miércoles, 20 marzo 2019
09:50
, última actualización
Local

El encanto de lo moderno

Un libro analiza y resalta el paisaje urbano de Los Remedios.

el 07 nov 2009 / 21:17 h.

Balcones imposibles, esculturas modernistas, parroquias de vanguardia... son pequeños detalles del paisaje urbano de Los Remedios que el autor José Miguel Pereñíguez ha plasmado en su libro Paisajes modernos, una reseña del presente urbanístico de uno de los barrios sevillanos más populares.


Las voces más o menos autorizadas del desarrollo urbanístico han rechazado en diversas ocasiones el marco estético del barrio de Los Remedios, que con sus primeras proyecciones de edificios en los años 50 empezó a alzarse como la vanguardia arquitectónica de Sevilla y que, para muchos, se ha convertido en demasiado lineal o insípida.


Medio siglo después, José Miguel Pereñíguez, pintor licenciado en Bellas Artes y vecino de la zona, se interesó por el detallismo y los elementos -esculturas, vegetación, publicidad, murales, espacios comerciales- de las construcciones paseando por la calles y las avenidas que recorren desde la Plaza de Cuba hasta el parque de Los Príncipes, que le han desmentido esa idea.


Ahora, en su obra Inmuebles modernos. Estética de la arquitectura y el paisaje urbano en el barrio sevillano de Los Remedios, que terminó convirtiéndose en la tesina de su carrera, Pereñíguez plasma lo que descubrió en aquel observar cotidiano, en el que la mayoría no distinguiría las particularidades de un barrio precisamente por ser un paisaje demasiado conocido.


"El estudio se propone como una cata temporal de la imagen de Los Remedios, contextualizando el momento en que se construyó el barrio y su evolución con los años", apunta Pereñíguez, que elige tres enclaves que en su opinión son "los más interesantes y representativos, ya que dan una idea general del tipo de paisaje urbano de la zona": la Plaza de Cuba, una selección de los edificios de la Calle Asunción y la iglesia parroquial de Nuestra Señora de Los Remedios.


Es ahí donde Pereñíguez ahonda en la búsqueda de lo original en lo más elemental, en el detalle, como los ornamentos y las entradas comerciales en los portales de Asunción, donde los arquitectos jugaron con el reducido espacio de la calle y detalles como balcones escalonados, rejillas de ventilación, paredes oblicuas o terrazas geométricas.
De las torres que rodean la plaza de Cuba, verdadera entrada a la barriada, el autor destaca su estilo monumental, el que marcó las nuevas construcciones en la ciudad. Además, justifica la linealidad de los edificios como un ejercicio de los diseñadores por "adaptar elementos modernos a los gustos de los clientes de la época". Así, es fácil compaginar los elementos vanguardistas como mamparas atravesando pilares en edificios que conservan salas o accesos para el personal de servicio interno, estructuras que ya no se consideran en construcciones modernas.


Finalmente, a la parroquia de Los Remedios Pereñíguez reserva un capítulo resalta su practicidad como área de servicios, su estructura industrial y la estética modernista, muy arriesgada en su época para un centro litúrgico. Los estudios se complementan con bocetos de los proyectos originales que dan una idea de cómo podría haber acabado la estética del barrio, señalando que el libro (editado por el Secretariado de Publicaciones de la Universidad de Sevilla y la Consejería de Obras Públicas y Transportes) "surgió como una percepción motivada por el carácter del lugar, que ha conformado una imagen que no es, como muchos piensan, neutra ni banal".

  • 1