Deportes

El enésimo día D del Betis

La historia se repite tanto que los béticos deben de estar cansados, por no decir hartos. Una jornada más, y van no se sabe cuántas en las últimas campañas, su equipo tiene hoy una nueva oportunidad de casi certificar su salvación. El adversario del Betis es otro conjunto incomprensible: el Atlético.

el 16 sep 2009 / 02:10 h.

La Liga ha entrado en su sprint final y la situación, en lo que atañe al Betis, está como sigue: tiene cuatro puntos de diferencia sobre la zona de descenso cuando faltan cinco jornadas (15 puntos), hay tres equipos intercalados entre él y el abismo y esta noche, cuando reciba al Atlético de Madrid, ya sabrá cómo han quedado todos ellos. En el mejor de los casos, si vence al Atlético y el Sporting -antepenúltimo- pierde con el Athletic, la distancia se iría a los siete puntos más el goal average con sólo doce por disputarse. En el peor, si pierde y tiene la mala suerte de que el Getafe y el Sporting ganan y el Espanyol empata o gana, el margen se reduciría a un solo punto. La conclusión es que el duelo es otra final para el Betis. Para variar.

Es la costumbre de este triste equipo. Da igual que Manuel Ruiz de Lopera se gaste 30 millones o sólo 3. Da igual que el entrenador sea un trianero que venía del filial o un vasco que ganó una Liga y una Copa con el Deportivo. Da igual que haga frío o calor, que sea Semana Santa o Feria, que el año sea par o impar... El Betis lleva cuatro años consecutivos peleando por no bajar y hoy disputa su enésima final en busca de los puntos definitivos, los que en esta ocasión le servirían para alcanzar la barrera de los 40. Otro día D, como los fallidos ante el Valencia o el Espanyol y como tantos otros de las últimas campañas, porque el Betis tiene la rara habilidad de esperar siempre a última hora para alcanzar sus objetivos.

En realidad sí hay un protagonista común en este serial de sufrimiento verdiblanco: los futbolistas. Y cómo no será la cosa que hasta ellos mismos se señalaron con el dedo después de la derrota en Montjuic. Alguno, como Capi, incluso confesó que había existido "relajación". Hoy, ante otro rival con una idiosincrasia parecida (irregularidad, arranques de genio seguidos de homenajes a la dejadez, una afición impecable...), los profesionales del Betis tienen una buena ocasión para compensar el daño que causaron hace siete días y, de paso, aproximarse a la salvación. Lamentable meta, pero meta al fin y al cabo.

Y hablando de los jugadores y de su papelito en Barcelona, existe la posibilidad de que Josep Maria Noguès introduzca algún cambio para así variar la actitud de encefalograma plano de los suyos en la montaña olímpica, aunque en teoría suena extraño que Edu pierda el sitio para que lo ocupe Odonkor o que las ganas del novato Cañas puedan más que la jerarquía de Arzu. Jerarquía sólo por los años que lleva en Primera, no por razones tácticas, como bien podría explicar De la Peña. Para que nadie se relaje, el técnico ha tenido concentrados a sus veinte hombres sanos durante dos días y los dos descartes no se conocerán hasta hoy mismo. ¿Cambiará la actitud? Ya se verá.

AGÜERO ES DUDA. El Atlético llega en una crisis sólo aparente tras ser humillado hace dos semanas en Santander (5-1) y ser abucheado por su público tras imponerse al Sporting (3-1), pero resulta que los colchoneros han ganado tres de sus cuatro últimos encuentros y piensan que están a tiempo de alcanzar la Champions, ahora cuatro puntos por encima. Su gran baza es Forlán (23 goles, a dos de su récord liguero en España), pero tienen la duda de su segundo estilete, Agüero (15 dianas), y la baja del tercero, Simao (7). El Atlético es peligroso arriba (67 goles, el tercer ataque del campeonato), pero también es peligroso atrás... para sí mismo (54 en contra, la tercera peor defensa). Otro equipo digno de análisis, como el Betis.

  • 1