Deportes

El enigmático caso de Igiebor

El Real Betis ha roto las negociaciones "de forma unilateral". El agente del jugador suspende el viaje que había programado para mañana al stage de concentración en Alemania.

el 28 jul 2012 / 10:32 h.

El Real Betis anunció ayer con un comunicado oficial en su página web que ha decidido de forma unilateral romper las negociaciones con el agente del mediocentro nigeriano del Hapoel de Tel Aviv Nosa Igiebor, Atta Anneke. 

El asunto de su fichaje se ha enquistado de repente y ha propagado la desconfianza en la entidad israelí, que instará al club de La Palmera a cumplir un compromiso que ya había pactado con el desembolso de 1,2 millones de euros. El representante del cerebro de los demonios rojos iba a desplazarse mañana a Bad Schönborn para concretar el contrato personalmente con el presidente del consejo y embajador de la expedición heliopolitana, Miguel Guillén.

El Betis, en un gesto inusual en el mundo del fútbol, desveló con una nota la "ruptura unilateral" de las negociaciones para, sólo unos minutos después, retirar la noticia de la web oficial. El Correo de Andalucía contactó con un miembro del club para tratar de indagar sobre el motivo de la eliminación repentina del texto y la versión oficial fue que había sido publicado por un error informático. Pero al mediodía, la entidad repetía el procedimiento y anunciaba que se habían roto las negociaciones. El motivo es exclusivamente económico.

El director deportivo heliopolitano, el serbio Vlada Stosic, ya había alcanzado un acuerdo verbal con el agente de Nosa Igiebor y, según sostienen en las oficinas del Villamarín, un incremento de las exigencias es "inadmisible".

Según ha podido saber El Correo, el mediocentro nigeriano ingresaba 250.000 dólares anuales en la entidad israelí, cantidad que pretendía duplicar en Sevilla. Tras varios días de arduas negociaciones, el agente del jugador y Stosic habían rubricado un acuerdo. Sus emolumentos crecerían hasta los 325.000 dólares al año -alrededor de 260.000 euros- y firmaría un contrato de tres años.

Sin embargo, en las últimas horas el Real Betis había recibido un incremento en las exigencias por parte del representante de Nosa Igiebor. El jugador pretendía cobrar 425.000 dólares y ampliar en un ejercicio más su relación contractual, petición que molestó a los dirigentes verdiblancos.

Ni la mediación de Miguel Guillén desbloqueó una operación que, salvo sorpresa o estrategia entre las partes, un extremo que no descartan en el Hapoel, se ha desestimado. Ronen Kazav, el intermediario elegido para dirigir las gestiones, asumía a última hora de la tarde de ayer que las conversaciones se habían roto, tal y como pudo saber este diario.

Atta Anneke pretendía viajar mañana a Alemania para reunirse con Miguel Guillén y perfilar los últimos detalles del asunto. La entidad, sin embargo, pretendía que el agente se desplazase acompañado del propio Nosa Igiebor, que ahora, una vez solucionado el tema del visado, debe reincorporarse a la disciplina del Hapoel de Tel Aviv.

Precisamente, la entidad israelí instará al Real Betis a cumplir el pacto de 1,2 millones que ya habían alcanzado ambos clubes y que le impidió, debido al deseo del jugador, traspasar el 100% de su pase al Lokomotiv ruso a cambio de 1,5 kilos, 300.000 euros más de los que hubiera recibido ayer si el acuerdo se hubiese rubricado en un precontrato que ya se había redactado.

  • 1