Local

El entorno de Plaza de Cuba seguirá sin poder abrir más bares por el ruido

Los índices de ruido en el entorno de la Plaza de Cuba no disminuyen, razón por la que el Gobierno renovó ayer la orden que prohíbe abrir más bares entre la plaza y las calles Juan Sebastían Elcano, Virgen de Loreto y Montecarmelo. La medida no afectará a los restaurantes. Foto: Gregorio Barrera.

el 15 sep 2009 / 07:46 h.

TAGS:

Los índices de ruido en el entorno de la Plaza de Cuba no disminuyen, razón por la que el Gobierno renovó ayer la orden que prohíbe abrir más bares entre la plaza y las calles Juan Sebastían Elcano, Virgen de Loreto y Montecarmelo. La medida no afectará a los restaurantes, pero sí a los comercios al por menor que venden bebidas durante toda la noche.

El entorno de la Plaza de Cuba, en Los Remedios, sigue siendo un foco habitual de botellonas y el número de bares que hay agudiza la situación que perjudica el descanso de los vecinos. Por esa razón, la Junta de Gobierno del Ayuntamiento aprobó ayer iniciar los trámites para renovar por otros tres años más la declaración de Zona Acústicamente Saturada el área comprendida entre la Plaza de Cuba y las calles Juan Sebastián Elcano, Virgen de Loreto y Montecarmelo.

La nueva portavoz del Gobierno, Maribel Montaño, informó de que el inicio de este expediente supone que no volverán a concederse licencias de apertura de determinadas actividades que son el origen del exceso de ruidos, como cafés-teatro, salas de juego, cibersalas, boleras, establecimientos de hostelería y de ocio, salones recreativos...

Por primera vez, pese a que no está en la legislación propia, también se incluyen en esa prohibición provisional de apertura actividades como los comercios al por menor de alimentación y bebidas cuyo horario exceda el permitido, que abarca desde las 22.00 a las 8.00 horas, es decir, los locales de convenciencia.

Por contra, han quedado excluidos del expediente los restaurantes que cumplan unas condiciones concretas, como tener cocina y un recinto propio independientes, no contar con barra sino con todo el espacio ocupado por mesas y sillas, y un horario determinado. Esos locales, cuya inversión excede en mucho a la de cualquier bar convencional, sí podrán obtener una licencia de apertura.

Los típicos veladores de mesas altas en los que no hay lugar donde sentarse no cumplen con estos requisitos. También están excluidos los que estén situados dentro de centros comerciales con al menos mil metros cuadrados, siempre que el restaurante no ocupe más del 10% de esa superficie total, que no tengan acceso directo desde la calle y que su horario coincida con el del espacio comercial.

  • 1