miércoles, 12 diciembre 2018
14:45
, última actualización
Deportes

Medhin salda la cuenta de Eritrea en Itálica contra viento y marea

En un escenario perfecto para la épica del cross, el que fuera bronce en el último Mundial suma el nombre de su país al palmarés de la prueba poncina, donde no pudo triunfar su ídolo, Zersenay Tadese.

el 18 ene 2015 / 18:48 h.

Un quinto país africano se suma al palmarés del Cross Internacional de Itálica. Cuando en 1993 se convertía en país independiente, en los dominios de Adriano vencía un atleta de Etiopía, Fita Bayesa. Teklemariam Medhin tenía entonces cuatro años, y por tanto, no recuerda nada de una guerra contra los etíopes que duró nada menos que 30 años. En algo más de tres décadas, Itálica ha visto ganar a los mejores africanos, procedentes de Kenia, Etiopía, Uganda y Marruecos. Zersenay Tadese, eritreo afincado en Madrid, rozó la victoria en 2008, cuando el ugandés  Moses Kipsiro le privó de la gloria, el plato y el laurel. Tadese siempre ha sido el gran referente de Medhin, por él dejó el fútbol para dedicarse al atletismo, para imitarle, después de verlo convertido en héroe nacional con el bronce olímpico de los 10.000 metros de Atenas, o el título del mundial de Cross en Mombasa en 2007, o la plata del Mundial de pista de Berlín. Medhin llegó como favorito a Santiponce en 2011, para saldar la deuda de su héroe, pero tampoco pudo con Leonard Komon, el keniata que se hizo con dos platos consecutivos. Foto: Inma Flores Foto: Inma Flores Desde aquel año vive también en Madrid, aunque ya no entrena con Tadese, que ha cambiado de aires. Fue una dura batalla contra los elementos, más el viento que la lluvia, el frío o el barro, porque hubo racha de hasta 60 kilómetros por hora que en gran parte del circuito soplaba contra la marcha de los atletas. Fue una carrera por eliminación. El primero en caer fue Thimothy Toroitich, que acumula cuatro triunfos en la temporada de cross española; luego Paul Tanui, el ganador de Itálica en 2013 y finalmente Medhin se quedó solo con Jayrus Birech, el campeón africano del 3.000 obstáculos de 2014, año en el que también se impuso en la regularidad de la Liga de Diamantes. Birech hizo mayor desgaste, y el eritreo se escapó en la última media vuelta. En cuanto a los españoles, el maratoniano Javi Guerra, en una carrera de menos a más, fue el mejor, en novena posición, después de superar a Toni Abadía, que fue desde el principio la punta de lanza. Birech ganó en Itálica en 2012, cuando lo hizo también la bella Mercy Cherono, que hoy vio truncado su asalto al segundo plato al resbalar en una curva y caer al suelo, momento que aprovechó la campeona mundial Emily Chebet para tomar rumbo al primer cajón del podio. Quinta era la española Trihas Gebre.

  • 1