jueves, 17 enero 2019
12:34
, última actualización
Local

"El error de la zona azul en Bami es que nace sin consenso y contra los gorrillas"

Yolanda Álvarez, portavoz plataforma contra la zona azul en Bami.

el 04 ago 2014 / 11:30 h.

15975007 Yolanda Álvarez, portavoz de la plataforma ciudadana contra la ampliación de la zona azul en Bami, en el entorno del hospital Virgen del Rocío. / J.M. Paisano Proceden de profesiones y entornos distintos pero a todos les une la oposición a la reciente implantación de la zona azul en Bami. En este barrio del Distrito Sur se han habilitado un total de Bami 1.767 plazas de aparcamiento regulado por pago. Un sector pide la retirada de esta medida que, asegura, «no ha contado detrás con un plan de movilidad» realizado en función de las necesidades que se hayan podido detectar. Los integrantes de la plataforma ciudadana avisan de que seguirán batallando y anuncian nuevas acciones de protesta para el mes de septiembre. ¿Cómo y cuándo surge la idea de crear una plataforma ciudadana contra la ampliación de la zona azul en el barrio de Bami? Todo empezó a gestarse unas semanas antes de su implantación el pasado 18 de junio. La junta de personal de hospital Virgen del Rocío entramos en contacto con los vecinos que se oponían a este nuevo sistema de aparcamiento regulado por pago. En la concentración que protagonizamos por el barrio dos días antes de su entrada en vigor, surgió la idea de unir nuestras fuerzas y crear esta plataforma ciudadana, constituida al día siguiente. ¿Quiénes la conforman? Está compuesta por la junta de personal del hospital, representantes de vecinos de Bami, comerciantes, representantes de trabajadores de las consejerías de Medio Ambiente y Agricultura y Pesca, y la Asociación por una Tasa a las Transacciones Cambiarías en Andalucía (Attac). Asimismo, formamos parte de la recién creada Coordinadora de Sevilla, en la que compartimos inquietudes con otras entidades que piden la retirada de la ampliación de la zona azul, como la plataforma que también hay en Nervión, Facua, Attac Andalucía y CCOO. ¿Cuál es su objetivo de este movimiento ciudadano? Que se retire la medida de la zona azul en Bami por numerosos motivos. Así, como representante de los trabajadores del Virgen del Rocío quisiera exponer varias cuestiones que se dan en esta zona. Aquí hay un gran porcentaje de trabajadores a jornada parcial y muchos eventuales que, con los recortes del Gobierno central, han visto mermadas sus retribuciones. Las jornadas que tenemos son de 24 horas al día los 365 días del año y hay un amplio abanico de horarios, por lo que es muy difícil ajustarse a los servicios del transporte público. Además, muchos venimos de la provincia y otros tantos de Cádiz o Córdoba. Con todo ello, a muchos no nos queda más remedio que hacer uso del transporte privado. De otro lado, los empleados tenemos prohibido salir del centro. ¿Cómo vamos a salir cada dos horas a cambiar el ticket de la zona azul? Es prácticamente imposible, y solo queda la opción de hacer uso del aparcamiento privado del hospital, con abonos de 60 euros al mes. Si hablamos de los usuarios del hospital, la situación es igualmente mala. Los que vienen a Urgencias no pueden estar pendientes de no rebasar el tiempo de la zona azul. Y que decir tiene de los que vienen de forma continuada para recibir tratamientos, como las diálisis, que tras los recortes en ambulancias tienen que venir por sus propios medios. Son, en definitiva, personas que tienen que venir obligatoriamente a Bami por temas de salud. A los centros comerciales se puede dejar de ir, pero aquí no. Somos alrededor de 8.000 trabajadores en el hospital, casi el doble de la población de Bami. No hay que olvidar también a los trabajadores de los centros colindantes y otras entidades privadas. Y a los residentes y comerciantes, ¿cómo les afecta este nuevo sistema de estacionamiento? Una gran parte de los negocios deben sus ventas a esta población flotante del hospital. Con la llegada de la zona azul, se estima que las ventas han descendido un 40 por ciento. Las calles hablan por sí solas. Están totalmente vacías. En relación a los vecinos, éstos aseguran que ya pagan un impuesto de circulación, por lo que no tienen la obligación de abonar otro. Es cierto que hay un bono de residentes, de 80 euros al año, pero cada vecino tiene sus peculiaridades y una situación personal que no siempre pueden afrontar este pago. Desde un principio se ha presentado como una medida para atajar el problema de los gorrillas que sufre Bami y del que tanto se quejan los vecinos... Aquí hay dos graves errores: ni se ha contado con todo el mundo para la zona azul, ni se ha acabado con el problema de los gorrillas, ni mucho menos. En este último caso, más bien los ha desplazado a calles próximas, como Pedro Salvador o Tabladilla, y tras terminar el horario de la zona azul, vuelven a actuar. Sinceramente, se han mezclado dos conceptos distintos. Los gorrilas son un problema de seguridad ciudadana y no de movilidad. Aquí la zona azul no tiene como fin un plan de movilidad sino que es una fórmula para solucionar un problema de seguridad ciudadana, como son los gorrillas. Yal final, ni lo uno ni lo otro. Desde el Ayuntamiento se insiste en que todo se ha hecho «desde el consenso» con los afectados... Es absolutamente falso. No se ha contactado con todas las partes implicadas. Sólo hubo una reunión con la asociación de vecinos Bami Unido y la Intercomunidad de Bami. Nos gustaría que se expusiera claramente con que representantes de vecinos se ha hablado, porque con el personal del hospital desde luego no. El censo de Bami lo componen 4.000 vecinos aproximadamente y en tres kilómetro hay más gente afectada en contra que a favor de la zona azul. Un informe del Consistorio señala que sólo un dos por ciento de las firmas contra la zona azul presentadas por los colectivos corresponden a vecinos afectados... Pues todas las firmas han sido tomadas a pie de calle. Este dos por ciento revela el elevado tráfico de gente que soporta la zona. Gente que no viene aquí por gusto, sino por tema de salud. Es una población flotante de más de 4.000 personas. ¿Cuál es la propuesta de la plataforma? Queremos la retirada de la zona azul en Bami. Estamos abiertos al diálogo y a que se estudie la movilidad en la zona, pero no a costa de temas de seguridad ciudadana. Que se haga un plan en función de las necesidades que se detecten. Hemos solicitado reuniones con los grupos políticos. De momento, sólo nos ha recibido el PSOE e IU. Mes y medio después, ¿en qué momento os encontráis ahora? Hemos presentado un recurso y una queja al Defensor del Pueblo. Ytambién asistimos a un pleno municipal. La queja ha sido admitida a trámite y estamos a la espera. El recurso quedó desestimado. IU, PSOE y Facua han presentado un recurso y también un contencioso administrativo no sólo por Bami. Hemos solicitado a los partidos políticos que pidan un pleno extraordinario para anular la medida. En septiembre pondremos en marcha una serie de medidas de presión, como mesas informativas por la zona y una concentración. Y seguiremos recogiendo firmas.

  • 1