lunes, 17 diciembre 2018
21:31
, última actualización
Economía

"El esfuerzo inversor en fibra óptica no se para en Sevilla; irá a los pueblos"

María Jesús Almazor Marsal lleva las riendas de Telefónica no sólo en Andalucía, sino también en Canarias, Extremadura, Ceuta y Melilla.

el 17 nov 2014 / 13:00 h.

TAGS:

María Jesús Almazor está al frente de la Territorial Sur de Telefónica. / José Luis Montero María Jesús Almazor está al frente de la Territorial Sur de Telefónica. / José Luis Montero Se va quedando sin voz a lo largo de la entrevista por un catarro de esos que apareja el brusco cambio del tiempo pero, incluso así, insiste en responder a más y a todo. María Jesús Almazor (45 años, ingeniera de Telecomunicaciones por la Universidad Politécnica de Cataluña) accedió a la dirección del Territorio Sur de Telefónica España hace dos años, periodo en el que se ha concebido el despliegue de la fibra óptica –734.205 kilómetros hasta la fecha–, que es actualmente el producto estrella de la compañía y, asimismo, está llamado a ser el principal campo de batalla de las operadoras. Telefónica tiene comprometida una fuerte inversión en Andalucía. Y ésta, ¿cómo evoluciona? El compromiso de Telefónica con Andalucía se está cumpliendo tanto en despliegue de la tecnología FTTH (fibra óptica hasta el hogar) como en la 4G para el móvil. Estamos inmersos en un despliegue muy grande de red pues, en definitiva, estamos cambiando la tecnología. Una red que, en fibra óptica, es completamente nueva y que requiere un esfuerzo inversor muy importante: en dos años, 500 millones de euros en Andalucía. Somos un motor de actividad económica ya que no sólo es la inversión propia, sino que ésta involucra a muchos otros agentes: proveedores de redes, empresas informáticas, empresas instaladoras, empresas de obra civil, etcétera, empresas que, a su vez, generan más actividad. ¿Y tiene ya cálculo económico ese motor económico indirecto? Es difícil medir ahora toda esa actividad económica, lo haremos cuando finalicemos el despliegue de la red, pero ya le adelanto que será una cifra muy importante. Piense usted que es una tecnología muy nueva, y a medida que se va desplegando añade más agentes económicos. Sí tenemos calculado que la generación laboral indirecta será de unos 5.000 empleos en Andalucía. El último informe de la Comisión Nacional del Mercado de las Comunicaciones ya indicaba que, en 2013, Sevilla estaba muy bien posicionada en el despliegue de la fibra óptica. ¿Y ahora? Antes de responder, un inciso. La FTTH, o fibra óptica hasta el hogar, no es la misma fibra óptica que hace años. Telefónica, de hecho, lleva ¡30 años! desplegando fibra óptica, pero no es FTTH. Aquella se tiraba para algunos tramos pero después era la red de cobre la que llegaba hasta casa: era como pasar de una autopista de tres carriles a una carretera de dos, de ahí que la velocidad final quedaba limitada. Con la FTTH no se cambia de tecnología, sino que va directa de nuestros equipos hasta el hogar o la empresa, y no son tres carriles sino infinitos. Por tanto, la red anterior de fibra óptica no la podemos aprovechar, es totalmente nueva. Un despliegue tan grande que no se acomete en España desde hace ¡80 años! La distancia y el número de usuarios conectados condicionan la velocidad en el cobre. En la nueva fibra óptica, no: el cliente tiene los megas que contrata, además de una mejora en banda ancha y en los servicios asociados a ésta: TV, hogar digital, etcétera. Pero, además, esta tecnología permite nuevos incrementos de velocidad sin nuevos despliegues: si ahora son 100 megas, en el futuro podrán ser más. En cambio, con el cobre se había alcanzado el tope. Dicho esto, ¿cómo está Sevilla? Finalizará 2014 con un 65 por ciento de despliegue de la red FTTH por toda la ciudad. Con este dato, es una de las principales capitales españolas, y eso teniendo en cuenta que implica cablear calles, edificios, todo de nuevo. El disponer de facilidades con el Ayuntamiento de Sevilla para obtener los permisos hace que estemos avanzando. ¿La estrategia de Telefónica está ahora más en la empresa que en los particulares? No diría eso. El cliente residencial nos pedía un producto convergente, Fusión Movistar, una factura única para saber cuánto iba a pagar y ya la tiene y, asimismo, hemos cumplido nuestro compromiso de que el cliente actual no pagará más que el cliente nuevo. Pero también escuchamos a las empresas, en especial a las pymes, y este centro en el que nos encontramos [la entrevista se realizó en el Innovation Center de Telefónica en Sevilla] es un ejemplo. Tenemos un porfolio de productos para las empresas, por supuesto, pero también hacemos trajes a medida. Para las pymes lanzamos un producto parecido al Movistar Fusión de los particulares, pues tiene fijo y móvil unificados, aunque con otras cosas. A la pyme hacemos que lleguen tecnologías que anteriormente sólo tenía la gran cuenta (empresa), como los servicios cloud, pero también le diseñamos y mantenemos su página web o su tienda on line. Sí, la diseñamos y mantenemos, y eso las hace ser más competitivas. La tecnología FTTH, que permite que una pyme disponga de 100 megas, conlleva reducir los costes y aumentar la productividad, la eficiencia y la competitividad. Vale pero ¿y el coste? Porque una gran cuenta no es una pyme. Nuestros precios son competitivos y muy razonables. La tecnología avanza muy rápida y es un deber de Telefónica hacer que esa tecnología llegue a las pymes y a los hogares. Son precios que hace dos o tres años eran impensables. ¿Cómo evoluciona el negocio de Telefónica en Andalucía? Hablemos de accesos, líneas, trabajadores. Los grandes números. El número de líneas o accesos no es lo que más crece, y esto es una tendencia general para el negocio de las telecomunicaciones, sino el tráfico de datos. Esto es debido a la importante penetración de los smartphones: 70 por ciento en España, que está entre los primeros países de Europa. Cuando hay eventos importantes, como la Feria de Abril, se duplican o triplican los datos. ¿Qué hemos hecho? Pues adoptar nuestras tarifas a ese crecimiento sin aumentar el precio. La televisión, asimismo, crece de manera significativa y lo seguirá haciendo en 2015, sin olvidar también que el despliegue de la FTTH nos ha facilitado este año un importante incremento en clientes. ¿Y las cifras? Andalucía cuenta con 5,1 millones de accesos (en fijo, móvil, internet y Movistar TV). Los clientes de Movistar Fusión: 500.000. A final de 2014, un millón de hogares andaluces podrán disponer de tecnología FTTH. Y el empleo en el Territorio Sur, entre directo e indirecto, es de 10.000 personas, de las que unas 7.000 son de la comunidad andaluza. En los últimos cinco años hemos invertido 1.236,8 millones en la región. Ese crecer, ¿es un síntoma de sólida recuperación económica? Es síntoma de recuperación pero no con la rapidez que todos esperábamos. En Andalucía, eso sí, vemos una mejora del emprendimiento en las acciones (de apoyo a emprendedores) que desarrollamos. Los datos del Índice de Precios de Consumo (IPC) colocan a las comunicaciones como el producto más deflacionista en los últimos años. ¿Y hay aún margen para más abaratamiento? Esta cuestión yo la percibo de otra forma. Estamos haciendo fuertes inversiones, muy fuertes, para hacer llegar las mejores tecnologías a hogares y empresas. La estrategia es dar más por lo mismo (precio). Un ejemplo de Telefónica: ofrecer tecnología 4G sin pagar nada más, gratis, a pesar de que requiere también mucha inversión. Eso de llamar operadora a Telefónica es quedarse corto... Más bien, una empresa de servicios. Sí, de hecho nos gusta llamarnos telco digital. No es una mera operadora, sino algo más. Estamos orientados al mundo de la innovación y del emprendimiento y hacia la mejora de la calidad de vida: si son personas de una forma, y si son empresas, de otra. Desplegar la fibra óptica en zonas rurales será más complicado que en las urbanas por una cuestión de rentabilidad. ¿Cómo cubrir aquéllas? ¿Cómo garantizar que un agricultor de Los Palacios tenga las mismas posibilidades tecnológicas que un empresario de la capital? Primero, el cobre limitaba eso, la fibra no. Y segundo, hay una Ley de Telecomunicaciones que obliga a que en 2020 al menos la mitad de la población española tenga accesos superiores a los 100 megas, y cumpliremos. Hoy estamos hablando de despliegue de la tecnología FTTH en capitales de provincia, pero el año que viene estaremos hablando de más ciudades y municipios, y así seguiremos avanzando. Nuestro esfuerzo inversor no va a parar aquí. ¿Calendario? No me atrevo a dar un calendario porque el despliegue es costoso en tiempo y dinero. El cobre, insisto, nos limitaba en distancia, la fibra no. Días atrás llevamos fibra óptica a Sierra Nevada, a 3.000 metros de altura, y eso con el cobre hubiera sido impensable. Llegar con tecnología. ¿Y con la labor social? ¿Cómo despliega Telefónica su actividad de Responsabilidad Social Corporativa en la comunidad andaluza? Por varios ámbitos, pero destaco los programas de impulso al emprendimiento. Nos encontramos que el joven andaluz es un joven con muchas ideas y muy buenas, pero cuando le preguntas por qué no las desarrolla, la respuesta es el miedo al fracaso. Se trata de superar ese miedo, con esos programas y también charlas que tienen mucho éxito. Despertando el talento no sólo entre universitarios, sino también en edades más tempranas. Las becas Talentum, el Think Big de la Fundación Telefónica incluso para niños,... No me olvido tampoco de esos más de mil voluntarios andaluces de Telefónica que colaboran con las ONG. Imaginemos. Usted tiene ahora 23 años, acaba de salir de la Universidad y quiere emprender en el negocio de las telecomunicaciones. ¿Por dónde se orientaría? Dentro de Telefónica tenemos un programa para emprendedores que firmamos con la Junta de Andalucía en enero pasado: Andalucía Open Future. Y no sólo son becas, que las hay, sino también otras formas de impulsar el emprendimiento. Un ejemplo: el centro de crowdworking en el pabellón de Francia de Cartuja, llamado El Cubo. Un espacio que acoge 12 proyectos, que hace unos meses eran sólo ideas y ya hay prototipos, mejoras, desarrollo del embrión. Un espacio donde unos escuchan a los otros, y surgen ideas para adaptar al negocio. A veces es difícil explicar con palabras, hay que verlo. Si yo fuera una emprendedora y tuviera 23 años, iría a El Cubo. La labor andaluza de I+D+I está muy centrada en el ámbito de la salud en Granada pero ¿hay más materias? Es verdad que de nuestro centro en Granada han salido muy buenos productos orientados a la salud, pero no sólo estamos en salud y, de hecho, sería injusta si únicamente hablara de un sector porque en Telefónica creemos firmemente que la innovación es un motor de crecimiento. Un ejemplo sería el campo, tan próximo a nosotros: sólo por tener datos siempre a mano puede mejorar tu negocio agrario. No olvido los acuerdos para el desarrollo de la smart city, entre ellos el alcanzado con el Ayuntamiento de Sevilla Internet, niños, padres, acoso, pederastia... Un peligro. ¿Cómo combatirlo? Somos fervientes convencidos de que la tecnología tiene que llegar a todo el mundo pero hay que hacerlo de forma responsable. Colaboramos con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en todo lo que nos piden y cuando nos lo piden. Pero, además, somos muy activos en difundir ese uso responsable para que la gente sea consciente. En la red hay muchos datos, muchos accesos y en muchas ocasiones ni tan siquiera los dispositivos móviles tienen puestos antivirus, y esto es muy importante. La tecnología no puede ser un mal para la sociedad.

  • 1