Deportes

El Espanyol juega con fuego y Pochettino quiere apagarlo

Será por la repentina marcha de Riera a comienzos de temporada, por el fracaso en la política de fichajes, por la sucesión nefasta de entrenadores o por la lesión de Tamudo, pero lo cierto es que el Espanyol es el actual colista de Primera y tiene mala pinta.

el 15 sep 2009 / 22:39 h.

Será por la repentina marcha de Riera a comienzos de temporada, por el fracaso en la política de fichajes, por la sucesión nefasta de entrenadores o por la lesión de Tamudo, pero lo cierto es que el Espanyol es el actual colista de Primera y tiene mala pinta.

En la segunda jornada el Espanyol capitaneaba la Liga tras dos victorias consecutivas ante el Valladolid en casa y ante el Recreativo en Huelva. Fugazmente, parecía que el complicado proyecto periquito podría salir adelante este año a pesar de contar con un plantel debilitado en el verano tras la marcha de jugadores como Clemente, Ewerthon, Fredson, Moha y, sobre todo, Albert Riera. Y no por la marcha de los referidos futbolistas, sino por la poca entidad de los refuerzos. Beranguer, Callejón, Álvarez, Finnan, Nené y Román no han dado la talla, y de los fichajes los únicos que están rindiendo son el argentino Pareja y Sergio Sánchez, tras su cesión en el Racing.

Pero la temporada ha ido dando la razón a quienes veían lagunas en el proyecto. La cuesta abajo ha sido evidente: líder en la jornada segunda, undécimo en la octava, decimosexto en la jornada número 12, decimoctavo en la número 16 y colista en la 22.

A la evidente merma que ha sufrido la plantilla se le suma la lesión de Tamudo, santo y seña del Espanyol en los últimos años. Sus más de dos meses de ausencia los ha notado, y mucho, su equipo. Porque además, Luis García, el segundo en discordia a la hora de sacar las castañas del fuego, anda perdido en su ineficacia. Sólo ha anotado tres goles, y lo más grave es que con esa paupérrima cifra sigue siendo el máximo goleador de su equipo junto con Raúl Tamudo y Sergio Sánchez. No es extraño por tanto que sea el conjunto catalán el segundo menos realizador de toda la categoría (20), sólo por detrás de Recreativo de Huelva (19).

Ante esta sucesión de factores cabe preguntarse la cuota de responsabilidad que han tenido y tienen en el fiasco periquito tanto 'Tintín' Márquez, el técnico que comenzó la temporada y duró 13 partidos de Liga, como Mané, entrenador que le sucedió, si bien el papel de éste último llama a la reflexión. Seis partidos en el banquillo y ninguna victoria. Tampoco ha ganado aún (ni perdido) Pochettino, su sustituto. Llegó en la jornada 20 y suma tres empates en Liga. El ex jugador del Espanyol es el encargado de salvar de la quema a un equipo que esta campaña está acercándose demasiado a fuego.

  • 1