miércoles, 12 diciembre 2018
17:48
, última actualización
Deportes

El espíritu de Alabanda

PREVIA. El Betis debe darle seriedad a la Copa, mirando la gloria que ésta le dio a lo largo de su historia, y obtener un resultado positivo para la vuelta. Turno para los que habitualmente juegan menos.

el 05 dic 2014 / 09:21 h.

Sevilla 03/11/2014 entrenamiento del BetisFoto: Manuel Gomez Merino da instrucciones a N’Diaye, en presencia de Varela y Pacheco, en el entrenamiento del pasado miércoles. / Manuel Gómez La Copa vuelve a Heliópolis. Atrás quedó la eliminatoria ante el Llagostera, y hoy comienza de verdad el torneo del KO para un Betis que bien haría en tomarse en serio la competición que más gloria le ha dado en sus 107 años de vida. Nadie le exige al conjunto verdiblanco llegar a la final, pero sí hacer soñar a la afición con la posibilidad de cruzarse en una hipotética final con uno de los grandes de la Liga. Y para ello, el equipo de La Palmera debe aferrarse al espíritu de Alabanda. ¿Por qué? Porque él fue campeón de la Primera Copa del Rey, porque amaba la camiseta verdiblanca, porque lo daba todo en el campo y porque sigue estando presente en el Benito Villamarín, al igual que el resto de compañeros que ganaron al Athletic a orillas del Manzanares, en la Puerta Campeones del 77. Una puerta engalanada con una enorme foto de Alabanda y los nombres de todos los futbolistas que conquistaron aquel título, y que los pupilos de Juan Merino deberían mirar al bajarse del autocar para ser conscientes de lo que significa la Copa para los que sienten en verde y blanco. El técnico de La Línea de la Concepción dará minutos a los menos habituales, por lo que el once que ponga en liza sufrirá varios cambios con respecto al que dispuso en Palamós. Pacheco, Matilla, Perquis y Piccini, entre otros, tendrán esta noche la oportunidad de demostrar que están enchufados y que quieren ponerle las cosas difíciles a Merino de cara al choque del próximo lunes frente al Mallorca. De este modo, el entrenador del cuadro heliopolitano tiene muy claro el equipo que pondrá de inicio, que será el mismo con el que lleva ensayando durante la semana. Así reservará y dejará en el banquillo a jugadores importantes, como Rubén Castro, que jugaría si el partido se complica. Nono, que se recupera de un esguince en el tobillo derecho, Álex Martínez, lesionado de larga duración, y Vadillo, que sigue con su proceso de recuperación, son bajas en un Betis que tendrá delante a un Almería en el que Francisco también apostará por los futbolistas que menos oportunidades de jugar están teniendo, incluyendo en la lista de 18 convocados –el Betis la dará hoy después de la sesión matinal– a varios canteranos. Aun así, en el presumible once titular estarán jugadores con mucha experiencia, como los centrocampistas Corona y Verza, y el lateral izquierdo Mané. Todo ello, con el fin de obtener un resultado positivo para el choque de vuelta en el Estadio Juegos del Mediterráneo. Los almerienses no saben, en Liga, lo que es ganar en su feudo, pero lejos de éste sí se están mostrando cómodos. Tanto es así que han ganado en campos complicados, como Riazor (0-1) y Anoeta (1-2), lo que demuestra que pese a estar abajo en la clasificación –es decimoséptimo– suele ser un rival incómodo, pues es un equipo muy bien trabajado por parte de Francisco, que apuesta por el buen fútbol. No obstante, el Betis debe demostrar que tiene argumentos suficientes para plantarle cara al Almería y obtener un resultado positivo con el que encarar el choque ante los baleares con la moral alta y el de vuelta, con optimismo e ilusión. Pero sobre todo, para darle una alegría a una afición que tiene la sensación de que el título de Copa de 2005 fue hace ya varias décadas, por culpa de todo lo que ha acontecido desde entonces hasta ahora. Aun así, a pesar del horario y que el rival no es de los que tiene mejor cartel en Primera División, los béticos acudirán en buen número al Villamarín en una fría noche de Copa. Una de esas noches de fútbol de verdad, donde la niebla hace acto de presencia con el frío y aparece siempre ese trago de vino de una bota acompañado de un buen bocadillo. Eso es fútbol. Eso es la Copa. Es el turno del Betis, con el espíritu de Alabanda presente.

  • 1