Local

El Estadio Olímpico celebra su décimo aniversario con beneficios económicos

Sin deudas de construcción desde 2007, el balance contable de la Sociedad Estadio Olímpico (EOS) ofreció un resultado positivo de explotación de 250.000 euros en 2008 y espera una cifra similar en 2009. Todo gracias a su reconversión en gran espacio escénico.

el 07 oct 2009 / 15:40 h.

TAGS:

El Estadio Olímpico de Sevilla ha encontrado su lugar diez años después. Nació sin dote de uso más allá del Mundial de Atletismo y durante años, siendo una instalación de lujo, cayó en el olvido salvo para atraer como imán las críticas y sumar detractores. Un giro en la gestión y la reconversión en un gran espacio escénico le otorgan un presente y un futuro espléndidos.

El 29 de septiembre de 2010 Sevilla volverá a ser un referente mundial. No será por una gran final de fútbol, ni por una competición atlética que, como en 1999, vaya a pasar a la historia. Pero miles de personas llegarán de todos los rincones de Europa para ver en directo al grupo irlandés U2. No será un evento excepcional, porque el Estadio Olímpico de Sevilla forma ya parte de la Champions League de los circuitos internacionales de conciertos. La promotora Live Nation, que sería en la música lo que la FIFA al fútbol, tiene a la instalación cartujana como espacio preferente de primer orden. "El uso del Sevilla y el Betis es algo que, sin descartarse, no se puede resolver. Desde que la Junta de Andalucía se hizo cargo del estadio (en 2004) nos propusimos la tarea de que esta instalación no costase más dinero al ciudadano, ponerlo en valor y sacarle el máximo partido. Ahora damos beneficios de explotación", explica con satisfacción Manuel Jiménez Barrios, presidente de la sociedad Estadio Olímpico y secretario para el Deporte de la Junta.

En 2007, el estadio aún debía 20 millones de euros a los constructores (FCC fundamentalmente), una cantidad que además generaba 3,5 millones de deuda añadida en intereses. Una ampliación de capital acabó con ese lastre que impedía el equilibrio financiero y patrimonial de EOS, y a partir de ahí se llevó a cabo un giro en la gestión y en la filosofía empresarial. También mejoró notablemente la coordinación entre administraciones. "Aquí paga todo el mundo. No siempre fue así, pero ahora el estadio cobra por todo. La gente debe saber que el estadio se autofinancia, no le cuesta un euro al contribuyente".

De los gastos de mantenimiento de la instalación, el 30% corresponde al impuesto de bienes inmuebles (IBI), que en 2008 superó el medio millón de euros, según figura en el balance contable, que apunta un gasto total de 1,7 millones.

No existe un estudio de impacto económico del estadio en la economía de la ciudad pero sí hay un registro que puede dar una idea de su magnitud: 2 millones de espectadores en diez años en los 330 eventos deportivos, culturales y empresariales.

La gestión es austera. En 2008 los gastos sólo aumentaron el 1% y en los últimos ejercicios se advierte una reducción del 14% en gastos de personal. El Estadio Olímpico sólo tiene en plantilla a nueve personas. "En 2007 no dimos beneficios de explotación por 60.000 euros, pero en 2008 ya fue de 250.000 y en 2009 esperamos una cifra parecida", relata Manuel Zafra, que llegó a la gerencia hace dos años. Hasta 2004 no sólo se generaba deuda por los intereses, también se generaban pérdidas por la actividad ordinaria. La clave está en la diversificación de objetivos, en el negocio inmobiliario y, sobre todo, en un posicionamiento inmejorable a nivel internacional como gran escenario desde 2007. Los acontecimientos deportivos multitudinarios le dan al estadio el uso para el que fue concebido, pero en términos de rentabilidad están muy lejos de lo que genera un gran concierto, que supera de largo los 120.000 euros.

Más allá de esa primera fuente de ingresos, otro de los objetivos de EOS era el de dotar a la instalación de una actividad empresarial diaria propia. "De los 21.000 metros cuadrados disponibles para alquiler a empresas sólo disponemos de 3.000. Tenemos a 16 empresas que suponen 2.000 trabajadores, además del circulante de clientes", subraya Zafra, que trabaja ahora en rentabilizar otra parte importante del estadio, la parcela sur (20.000 metros cuadrados), destinada a equipamientos deportivos en régimen de alquiler.

"El estadio estaba en tierra de nadie y ahora nadie discute que es el principal equipamiento deportivo-cultural de Andalucía y uno de los más importantes de España. No lleva a nada discutir cómo vino, pero está aquí y ahora es rentable. Y sin él ni U2, ni la final de la Copa Davis, ni Madonna ni tantos eventos de primer nivel hubiesen venido a Sevilla ", concluye Manuel Jiménez Barrios.

LOS DATOS ECONÓMICOS

La obra
123,1millones
El edificio del estadio costó 112,991 millones de euros. El resto corresponde a los terrenos (seis millones) y la urbanización de los alrededores (4,127 millones). El coste de amortización anual es de 3 millones durante un periodo de 50 años.

La deuda
De 20 millones a 0 euros
La sociedad Estadio Olímpico de Sevilla liquidó la deuda de construcción en el año 2007 a través de una segunda ampliación de capital. Hasta ese momento se arrastraba un pasivo de 20 millones de euros, que generaba además 3,5 millones en intereses al año.

Gastos
1,7 millones
Fue el gasto de mantenimiento del estadio en el ejercicio de 2008, de los que 513.000 euros, es decir, aproximadamente el 30%, corresponden al impuesto de bienes inmuebles (IBI). El gasto de personal se ha reducido en 3 años en más de un 14%. Estadio Olímpico tiene una plantilla de nueve trabajadores.

Ingresos
2 millones
Fue la facturación de EOS en 2008, mientras que para 2009 la previsión se eleva hasta los 2,3 millones. De ellos, 1,5 corresponden a eventos y alquiler de espacio inmobiliario para empresas y organismos. En 2004 estos recursos no superaban los 800.000 euros.

Un concierto deja
100.000 euros
Es el beneficio medio que EOS consigue por el alquiler a las promotoras por cada concierto. El más rentable supera los 120.000, cifra ampliamente superior a la recaudación de varios partidos de fútbol juntos.

Negocio inmobiliario
85% ocupación
De los 21.000 metros cuadrados disponibles para alquiler de espacios a empresas sólo quedan libres en estos momentos 3.000. Un total de 16 empresas y organismos tienen sede en el estadio, sumando aproximadamente 2.000 trabajadores.

Fondo de amortización
450.000 euros
El saldo positivo de la cuenta de explotación de 2008 y la prevista en 2009 permitirá acometer reformas pendientes en los últimos años en la instalación, como mejoras en la red eléctrica, la cubierta o una nueva planta de climatización necesaria.

  • 1