Local

El Estado tampoco ve adecuado que la mezquita esté en Cartuja

Primero fueron los empresarios y la Junta, a través de Cartuja 93, y ahora es Agesa, la sociedad estatal que gestiona la herencia de la Expo 92. Su presidenta aseguró ayer que no ve "adecuado" que un centro religioso se construya en la avenida Carlos III.

el 15 sep 2009 / 09:00 h.

TAGS:

Primero fueron los empresarios y la Junta, a través de Cartuja 93, y ahora es Agesa, la sociedad estatal que gestiona la herencia de la Expo 92. Su presidenta aseguró ayer que no ve "adecuado" que un centro religioso se construya en la avenida Carlos III. A su juicio, el suelo sería "más eficiente" para ampliar el parque tecnológico.

"Me quedé perpleja tras conocer la decisión del alcalde, pero la respeto", comentó ayer Carmen Rodríguez Ares, presidenta de la Sociedad Estatal de Gestión de Activos (Agesa), durante la presentación de la memoria de 2007 de la sociedad. Y es que el anuncio del Gobierno de Alfredo Sánchez Monteseirín (PSOE) de que el templo de la Comunidad Islámica se construirá en la Isla de la Cartuja, en unos terrenos que se usan ahora como aparcamiento entre las avenidas Carlos III y Américo Vespucio, no ha sentado bien entre sus vecinos. El proyecto de la mezquita, sin embargo, no tiene marcha atrás, según el Ayuntamiento.

De hecho, el Consistorio no permitirá que la historia se vuelva a repetir: el primer proyecto se descartó porque los vecinos de Los Bermejales no querían la mezquita en su barrio.

Para la presidenta de Agesa, el terreno -muy cerca de la Facultad de Periodismo y la sede de la Policía Local- que el Consistorio prevé ceder ahora a la Comunidad Islámica debería destinarse a "dependencias propias" de un parque tecnológico, una idea que comparte el Círculo de Empresarios del Parque Científico y Tecnológico Cartuja 93, que incluso pidió que Urbanismo "reconsiderase" la ubicación de la mezquita, y la presidenta de Cartuja 93 (dependiente de la Junta), Ángeles Gil, quien aseguró que el Consistorio no le informó de su decisión. "No nos parece apropiado dentro del parque tecnológico", indicó. Incluso la Confederación Empresarial Sevillana criticó "la falta de consenso" y subrayó que tal suelo debe destinarse a servicios para la ampliación de Cartuja 93, casi colmatada ya. De hecho, la falta de espacio (junto con la movilidad) es uno de los principales problemas del segundo parque tecnológico del país, tras el de Zamudio (Vizcaya).

Sin embargo, la Junta, dueña de la mayoría de esa franja en Carlos III, está obligada a dar alrededor del 10% al Ayuntamiento, que puede destinar el terreno a cualquier servicio de interés público y social, como marca el PGOU. Es por ello que la ubicación allí de la mezquita es totalmente legal.

De hecho, la Junta ya informó de que sólo intervendría si el suelo se fuera a destinar a algo que no case con el PGOU y, en este caso, dentro de los usos dotaciones cabe un centro religioso.

Eso sí, antes de que se pueda construir, la Junta, el Ayuntamiento y Agesa (que cuenta con una pequeña parcela en esta franja) tienen que negociar la redacción del plan de reforma interior, esto es, pactar los usos del resto de los solares. "Nosotros, por ahora, no tenemos noticias de ello", comentó ayer Rodríguez Ares.

Por este motivo, el proyecto se puede retrasar. En principio, el Consistorio informó a la Comunidad Islámica de que las obras podrían empezar a final de este año para que el templo estuviese en 2010, pero la tramitación pendiente hace pensar que estos plazos no podrán cumplirse.

Isla mágica. El futuro de Isla Mágica fue otra de las cuestiones que Rodríguez Ares analizó. En su opinión, la Junta publicará "pronto" el segundo concurso para el cambio de gestor del parque, tras quedar desierto el primer. Según la presidenta de Agesa, el recinto -cuyos máximos accionistas son Cajasol y Unicaja- no desaparecerá, si bien en las cuentas de la sociedad estatal se recoge la deuda con el parque, de casi 5 millones, como "cobro dudoso".

Agesa espera que el parque temático se normalice para obtener el pabellón del Futuro y abrir allí otro museo, así como para construir a su lado un edificio de 6 plantas y 7.000 metros cuadrados que será alquilado. A cambio, la sociedad le dará al Ayuntamiento tres millones de euros para que construya otra pasarela peatonal de la isla al río.

  • 1