martes, 19 febrero 2019
19:26
, última actualización
Local

El Estatut se da un baño de masas

Más de un millón de personas protestan en Barcelona contra la sentencia del TC

el 10 jul 2010 / 16:14 h.

TAGS:

Maragall, Pujol, Montilla, Benach, Barrera y Rigol, ayer en la cabecera de la manifestación celebrada en Barcelona contra la sentencia del Constitucional

Más de un millón de personas, según la Guardia Urbana de Barcelona, acudieron ayer a la manifestación para protestar contra la sentencia del Constitucional que recorta el Estatuto de Cataluña. Tras el recurso planteado por el Partido Popular hace cuatro años, el Alto Tribunal hizo pública su sentencia el viernes, en la que recortaba las aspiraciones nacionalistas en lo relativo al concepto de "nación" y en el modelo lingüístico educativo.


Miles de banderas catalanas, estelades (banderas independentistas) y pancartas coparon el centro de Barcelona con motivo de la manifestación de protesta. Poco antes de las 19.30 horas, los manifestantes avanzaban muy lentamente por el Paseo de Gracia entre miles de pancartas que rezan emblemas como Somos una Nación" o Independencia, mientras muchos también caminaban clamando por la independencia. También se pudieron leer pancartas que decía: TC, Tribunal franquista, Nuestra sentencia es la independencia, Nos roban 60 millones de euros al día o Adiós España.


La cabecera, liderada por seis presidentes, avanzó muy lentamente por la gran afluencia de ciudadanos que se colocó delante. La marcha, multitudinaria, estuvo encabezada por una senyera de 250 metros cuadrados que separaba dos pancartas -Somos una nación; Nosotros decidimos- y bajó por el Paseo de Gracia para acabar su recorrido en Tetuán, donde se cantó Els Segadors, el himno catalán.


Detrás de la bandera catalana caminaban el presidente de la Generalitat, José Montilla, y el presidente del Parlament, Ernest Benanch, junto a los ex presidentes Jordi Pujol y Pasqual Maragall, y los ex presidentes del Parlament, Heribert Barrera y Joan Rigol. Tras ellos, lucía otra gran pancarta con el mismo lema y detrás caminaron representantes políticos y de la sociedad civil catalana. En este grupo figuraba la presidenta de Òmnium Cultural, Muriel Casals, el presidente de CiU, Artur Mas, el presidente de ERC, Joan Puigcercós, el líder de UDC, Josep Antoni Duran, el secretario de ICV, Joan Herrera, y el de EUiA, Jordi Miralles. También secundaron la manifestación los secretarios generales de CC.OO y UGT de Cataluña, Joan Carlos Gallego y Josep María Alvarez, entre otros asistentes a la protestas.
Al disolverse la manifestación -en la que no se leyó ningún comunicado conjunto, sólo uno de la organización- tras dos horas y media de marcha, el presidente de la Generalitat de Cataluña, José Montilla, tuvo que entrar en la sede de la consejería de Justicia al verse fuertemente increpado por un grupo de manifestantes. Incluso un joven intentó empujarle. El grupo comenzó a perseguirle al disolverse la cabecera de la marcha y un cordón de seguridad tuvo que escoltar al presidente autonómico, al que le esperaba ya su coche oficial y un dispositivo de los Mossos.


Al término del incidente, el consejero de Política Territorial catalán, Joaquín Nadal, valoró muy positivamente la movilización de ayer porque según él, representaba a un "pueblo dolido, herido e indignado" con una sentencia "impropia e injusta". En declaraciones a los medios, consideró que la marcha permitió expresar el rechazo a la sentencia del Tribunal Constitucional. Sobre los abucheos a Montilla, afirmó que prevalecerá el sentido de la amplitud de este millón largo de personas por encima de algunos gritos discrepantes que se han producido en la cabecera para rechazar las instituciones y que son "claramente minoritarios". Por su parte, el consejero de Educación Ernest Maragall, recordó que este Estatut fue impulsado por Pascual Maragall porque vio la necesidad de avanzar en el autogobierno de Cataluña y afirmó que las aspiraciones de Cataluña no caben en la Constitución. Es más, aseguró que la marcha de ayer no es el final de nada "sino un principio".
En el mismo sentido se expresó al término de la protesta el portavoz de CiU en el Parlamento catalán, Oriol Pujol (CDC), quien aseguró que "el siguientes paso es el derecho de decidir en todo, sin límites ni limitaciones". Al preguntársele si se refiere a la independencia, dijo: "Primero tenemos que buscar victorias en terrenos donde haya mayoría para el derecho a decidir y si después tiene que ser la independencia, pues que llegue". Por último, el presidente de ERC, Joan Puigcercós, afirmó también que la manifestación demostró que la ciudadanía "ha dicho no a la norma catalana y sí a la independencia". Para él, la jornada vivida ayer en Barcelona supuso un "éxito clamoroso" y reiteró que el multitudinario acto de ayer contra la sentencia supone el final de la etapa autonomista de Cataluña.


  • 1