Local

El estirón de la pequeña

El crecimiento de todo al Aljarafe despertó hará más o menos una década del letargo a Albaida del Aljarafe, que dejó de ser un pueblo casi al borde del tiempo -sigue estando al borde de la cornisa- para entrar cada día más rápido en la dinámica global.

el 14 sep 2009 / 23:26 h.

TAGS:

El crecimiento de todo al Aljarafe despertó hará más o menos una década del letargo a Albaida del Aljarafe, que dejó de ser un pueblo casi al borde del tiempo -sigue estando al borde de la cornisa- para entrar cada día más rápido en la dinámica global.

La panorámica es totalmente distinta: las vistas sobre el valle agrario del Guadiamar dieron paso a las vistas sobre la plataforma solar de Sanlúcar la Mayor, todo un faro sobre el signo de los nuevos tiempos que los vecinos ven más cerca que nadie. Y es que por Albaida del Aljarafe pasan las conducciones que trasladan a la red eléctrica general la energía renovable que produce la plataforma solar.

También del aislamiento se dio paso a la movilidad: el Plan de Ordenación del Territorio de la Aglomeración Urbana de Sevilla (Potaus) sitúa a este pueblo en el grupo de municipios en el que entre el 20% y el 30% de la población se desplaza a otro por trabajo o estudios.

La población, que hace 10 años no llegaba a los 2.000 habitantes, creció en esta última década un 41%, por lo que Albaida del Aljarafe no podrá beneficiarse de la amnistía en el Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía (POTA) para los pueblos de menos de 10.000 vecinos. El crecimiento fue tal que la Junta de Andalucía tuvo que plantear un nuevo colegio en 2006 para atender la creciente demanda de escolarización.

El refuerzo en las infraestructuras de movilidad le llegará a través del proyectado tren de Cercanías, con parada en Olivares, y de la autovía -también de momento sólo sobre plano- entre Camas y Sanlúcar la Mayor, igualmente a través de la vecina Olivares. La ronda de circunvalación SE-40 será accesible también para este pueblo a través del nudo de Salteras.

La cercanía con Olivares motivó, de hecho, que el municipio presentara al Potaus una alegación para obtener un área de oportunidad productiva y compartida entre los dos pueblos. Se trata de un polígono de carácter agroalimentario. Hoy día, la mitad de la población trabaja en el sector servicios y menos de la cuarta parte en la agricultura, según el mismo texto.

En el terreno de la riqueza natural, Albaida del Aljarafe puede ofrecer uno de los más bellos escarpes -y virgen- de la cornisa: es toda una atalaya y pese a su pequeño tamaño reúne joyas patrimoniales de todas las civilizaciones (turdetanas, romanas, árabes...). La torre Mocha, que domina el pueblo, se adaptó como mirador en 2007.

  • 1