domingo, 17 febrero 2019
06:31
, última actualización
Cultura

El estrellato también tiene sus servidumbres

Cruise y Díaz se pasan la mañana dando vueltas según contrato

el 16 jun 2010 / 19:09 h.

Tom Cruise firma un autógrafo en un capote.
-->--> -->

Quien piense que ser una estrella de Hollywood es un chollo, tendría que haber visto ayer a Tom Cruise en la Plaza Virgen de los Reyes. Bajo un sol de justicia y sin gorra, el protagonista de Noche y día pasó toda la mañana repitiendo una y otra vez el mismo ritual: una persecución simulada -él en moto, dos rugientes BMW quemando ruedas detrás- desde la Plaza del Triunfo hasta los pies de la Giralda. Allí iba recibiendo uno a uno, con santa paciencia, a los periodistas internacionales invitados al estreno del filme, los cuales eran llevados a su presencia por otra estrella, Cameron Díaz, empleada esta mañana como choferesa por exigencias de contrato. Los testigos más meticulosos contabilizaron hasta 50 repeticiones de la misma operación.

Así transcurrió buena parte de la jornada, demostrando que sólo hay algo más aburrido que un rodaje: la promoción de una película. Claro que Cruise es mucho ídolo como para no provocar episodios de histeria (controlada) entre los numerosos periodistas y curiosos congregados, entre ellos reporteros de espacios televisivos como Sé lo que hicisteis, Caiga quien caiga -que entregó al actor sus consabidas gafas, sin lograr que se las probara- o Sálvame -éste último empeñado en regalar un delantal de lunares a Suri, hija de Cruise-.    

Los más felices fueron sin duda los alumnos de 40 de ESO del colegio Salvador Távora, premiados con ver de cerca al astro hollywoodiense y hasta pedirle autógrafos. Así lo explicaban Andrea, Raquel, Noemí y Violeta, quienes aseguraban que Cruise "es muy simpático y en persona está más bueno que en pantalla. ¡Le he tocado y me tiembla la mano!". A Cameron sólo se la vio saludar desde su deportivo. Dicen que Cruise dejó de recibir a la prensa hacia las cuatro, pues estaba muy interesado en ver el España-Suiza por televisión. Y nadie pudo decir que no sudó la camiseta.

  • 1