Economía

El Euríbor de noviembre rebaja 240 euros al mes la hipoteca

Se coloca en el 1,231%, pero cada vez hay menor recorrido a la baja

el 30 nov 2009 / 10:54 h.

Pulse aquí para ampliar

El nuevo mínimo histórico mensual (1,231%) logrado ayer por el Euríbor, el noveno consecutivo, recortará las hipotecas suscritas hace un año que se revisen en diciembre alrededor de 240 euros mensuales (2.880 anuales), cantidad inferior a los descuentos experimentados en los últimos cinco meses.

Tras catorce meses consecutivos a la baja, los recortes en los préstamos son inferiores a los más de 300 euros que, de media, se han ahorrado los hipotecados que revisaron sus prestamos entre junio y octubre, ya que el indicador marcó sus niveles máximos entre el verano y el otoño del año pasado.

El diferencial entre las tasas de entonces y las de este año han llegado a superar los cuatro puntos porcentuales frente a los algo más de tres entre noviembre de 2008 (4,350%) y 2009 (1,231%), un dato que confirmará en los próximos días el Banco de España y que ya ha ratificado la Asociación Hipotecaria Española (AHE).

Haciendo cálculos con los datos de noviembre en la mano, una hipoteca media de 150.000 euros con un plazo de amortización de 25 años suscrita hace un año, que se revise en diciembre y a la que se aplica la tasa del mes anterior, experimentará un recorte de 240 euros mensuales o 2.880 euros en el conjunto del año. En cambio, si el préstamo en cuestión se elevaba a 300.000 euros, el ahorro será de 480 euros al mes y más de 5.700 al año.

No obstante, en los últimos meses se ha reducido el importe medio de las hipotecas nuevas constituidas sobre vivienda, ya que en noviembre de 2008 cayó por décimo mes consecutivo y se situó en 132.103 euros, el 10,1% menos con respecto al mismo mes de 2007. Para este tipo de préstamos, la reducción será de 212 euros mensuales o algo más de 2.500 en el conjunto del año.

El descenso en la cotización del Euríbor comenzó en octubre de 2008, cuando la quiebra de Lehman Brothers marcó un punto de inflexión en la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) y del resto de bancos centrales, que acometieron un riguroso camino de recortes de tipos que, en el caso de las tasas en la zona del euro han pasado del 4,25% de octubre de 2008 al 1% actual.

En concreto, en mayo de este año el BCE situó la tasa en el 1%, y hasta hace apenas un par de meses los expertos preveían que comenzaría a subirla a mediados del próximo año, aunque ante la lenta recuperación de la economía mundial corrigieron esta estimación y la emplazaron a 2011.

De este modo, también el Euríbor, que suele subir o bajar conforme a la evolución de tipos en la Eurozona, se mantendrá en niveles muy bajos, que podrían rondar el 1,5% a final de 2010.

No en vano, el presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, explicó hace unos días en Madrid que es "demasiado pronto" para declarar que la crisis ha terminado por lo que no está previsto retirar las ayudas y los estímulos a la economía, entre los que destacan las inyecciones de liquidez y el control monetario, ya que a ellos se debe "gran parte" de la recuperación hasta la fecha.

La incertidumbre y la desconfianza mandan todavía en los mercados financieros y la crisis de crédito está lejos de haberse resuelto, mientras que un posible repunte de la inflación, cuyo control ha constituido siempre el mandato fundamental del BCE, no preocupa aún a las autoridades monetarias.

Los inversores no esperan ninguna sorpresa de la reunión que este jueves celebra el Consejo de Gobierno del BCE para abordar, como hace cada mes, la política monetaria de la entidad, y dan por hecho que Trichet mandará un mensaje tranquilizador sobre la permanencia de las ayudas y los estímulos.

  • 1