Local

El Eurogrupo trata de seducir a la banca para que no deje caer a Grecia

el 19 jun 2011 / 22:04 h.

TAGS:

Una reunión maratoniana en Luxemburgo trató ayer de alcanzar un acuerdo para dispensar a Grecia más dinero y evitar que una quiebra de este país termine afectando a todos los socios de la Eurozona. Sobre la mesa había una novedad. El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, señaló que la UE debe ofrecer incentivos a los bancos privados para que participen voluntariamente en el segundo rescate.
Antes de entrar en la reunión, la vicepresidenta económica del Gobierno español, Elena Salgado, dijo que esperaba que sirviera al menos para que se desbloqueara otro tramo de 12.000 millones de euros del actual plan de rescate de Grecia para evitar la quiebra del país.
"Esperamos al menos es desbloquear la siguiente disposición de fondos que necesita Grecia en los próximos meses", comentó. El tramo en cuestión estará en el entorno de los 12.000 millones, de los que un tercio será costeado por el FMI y dos tercios por los socios europeos.
En cuanto al segundo rescate de Grecia, la vicepresidenta económica explicó que los ministros deben "seguir trabajando" porque "todavía hay diferencias entre la posición del Banco Central y la de algunos países", en lo que se refiere a la participación de los bancos privados. "Nosotros estamos más próximos a la posición del Banco Central, pero estamos dispuestos a trabajar por un consenso", comentó.
En todo caso, Salgado ve razonable que el acuerdo final sobre el segundo rescate pueda cerrarse el 11 de julio. La vicepresidenta segunda no quiso poner cifras al nuevo plan de ayuda alegando que el importe dependerá de lo que Atenas ingrese de las privatizaciones, pero adelantó que la contribución de España estará en el entorno "del 13%" del total de los países de la Eurozona.
Y en cuanto a la participación del sector privado, insistió en que "es una cuestión que a España le afecta muy poco porque, como ya se sabe, nuestros bancos tienen una cantidad muy pequeña de activos de ese país". "Los tenedores de deuda griega son fundamentalmente bancos de Francia, bancos de Alemania y por supuesto también el Banco Central Europeo", recordó.
La ministra de Economía indicó que todavía hay que decidir cómo se pondrá en la práctica el pacto entre Francia y Alemania para invitar a los bancos a que compren nuevos bonos griegos cuando venzan los que tienen en su cartera. "Es una tarea que tendremos también que ver cómo se hace, si se hace de forma autónoma por parte de cada uno de los bancos, si las autoridades de cada uno de los países socios hacemos alguna tarea con las instituciones que tengan bonos griegos".
A su juicio, los bancos tendrán incentivos para participar en la prórroga voluntaria "si tienen la seguridad de poder percibir esos bonos aunque se prorroguen", ya que "los intereses son altos".
"Cuando se dice que es voluntario, no es razonable esperar que esa voluntariedad afecte al 100%. Siempre habrá alguien que no desee seguirlo haciendo. Pero si hay un número suficiente, una proporción suficiente, la medida tendrá resultado".
Los ministros de Economía de la Eurozona sopesan aprobar sólo la mitad del próximo tramo del actual rescate de Grecia, es decir, 6.000 millones de euros en lugar de los 12.000 millones previstos, según el ministro de Finanzas belga, Didier Reynders.
"Soy optimista sobre la posibilidad de encontrar financiación para el corto plazo, lo que debería hacerse con una financiación de un poco menos de 6.000 millones de euros antes de principios de julio", comentó Reynders a la entrada de la reunión extraordinaria del Eurogrupo sobre Grecia. En cuanto al segundo rescate de Grecia, el ministro de Finanzas belga explicó que se negociará "en las próximas semanas" y que queda por determinar cómo se organizará la participación del sector privado, que en todo caso debe ser "voluntaria"
Reynders avisó de que una posible quiebra de Grecia crearía riesgo de contagio para todos los países de la Eurozona. "Cuando se produjo la quiebra de un banco americano, Lehman Brothers, hubo problemas en todos los países europeos, Bélgica, Francia, Alemania, Luxemburgo. Todos los países se verían afectados si hubiera un impago de la deuda griega", recalcó.
Mientras, el nuevo ministro de Finanzas griego, Evangelos Venizelos, se presentó irónicamente a Elena Salgado y a la ministra de Finanzas francesa, Christine Lagarde, como "la nueva víctima", "el nuevo objetivo" o "el chivo expiatorio" de la UE.

  • 1