Local

El ex alcalde de Guillena acepta siete años de inhabilitación especial por un delito de prevaricación

el 18 ene 2010 / 17:46 h.

TAGS:

El ex alcalde de Guillena (Sevilla) Justo Padilla (PSOE), quien  gobernase este municipio durante 30 años hasta renunciar él mismo a  la Alcaldía en mayo de 2009, ha aceptado ante el Juzgado de lo Penal  número 12 una pena de siete años de inhabilitación especial por un  delito de prevaricación por omisión, al no actuar contra la  construcción de una urbanización en suelos no urbanizables de  especial protección oficial de los Lagos del Serrano.

Fuentes judiciales informaron a Europa Press de que la mencionada  instancia judicial tenía fijada para mañana una vista oral relativa a  la causa incoada contra Justo Padilla, histórico alcalde de Guillena,  a cuenta de la construcción de viviendas de renta libre en suelos  declarados no urbanizables de los Lagos del Serrano, diligencias  incoadas a cuenta de una denuncia de la Fiscalía de Medio Ambiente,  Urbanismo y Patrimonio Histórico.

Los hechos, como se recordará, motivaron en su momento la apertura  de diligencias contra 37 de 186 propietarios investigados, toda vez  que fue un colectivo de propietarios quien elevó los hechos a la  Fiscalía después de que el Consistorio de Guillena pretendiese cobrar  la instalación de servicios públicos a estos vecinos pese a tratarse  de edificaciones levantadas en suelos no urbanizables.

En concreto, Justo Padilla y la Fiscalía han resuelto por  conformidad la causa al aceptar el ex primer edil una pena de siete  años de inhabilitación especial para el ejercicio de cargo o empleo  público por un delito de prevaricación por omisión tipificado en elñ  artículo 404 del Código Penal. El propio ex alcalde y la Fiscalía han  firmado hoy en el juzgado la conformidad en un breve acto que apenas  ha durado cinco minutos, según las fuentes consultadas por Europa  Press.

La vista oral fijada para mañana en el juzgado de lo Penal número  12, así, no llegará a celebrarse al haber acordado y firmado ambas  partes la conformidad.

El ex alcalde, durante la instrucción del caso, declaró en calidad  de imputado que cuando el Consistorio tuvo conocimiento de las  trabajos que se estaban llevando a cabo en esta urbanización emitió  diversos expedientes de paralización, en los que advertía a los  propietarios de que, en caso de no suspender las obras, podría  intervenir una unidad especial de la Policía Local.

  • 1