sábado, 16 febrero 2019
21:22
, última actualización
Local

El ex alcalde de Guillena (Sevilla) acepta nueve años y medio de inhabilitación especial

Justo Padilla (PSOE) ha reconocido un delito de malversación por la concesión de una licencia de obra para construir naves en un entorno reservado para zona verde.

el 02 jun 2010 / 18:27 h.

TAGS:

El ex alcalde de Guillena, Justo Padilla (PSOE), quien gobernase durante más 30 años este municipio, ha aceptado hoy ante el Juzgado de lo Penal número ocho una condena de nueve años y seis meses de inhabilitación especial para ejercer como alcalde, concejal o cargo público relacionado con la concesión de licencias.

El propio Justo Padilla recordó a Europa Press que ya el pasado 18 de enero acordó con la Fiscalía la aceptación de siete años de inhabilitación especial por un delito de prevaricación por omisión, al no haber actuado contra edificaciones en suelos no urbanizables de los Lagos del Serrano, un acuerdo que evitó la celebración al día siguiente de una vista oral fijada por el juzgado de lo Penal número 12 en cuanto a este caso.

Aquel mismo día, según rememoró, acordó también con la Fiscalía aceptar una condena de ocho años y medio de inhabilitación especial para el desempeño de los cargos de alcalde o concejal y de cargos públicos relacionados con la concesión de licencias, --además de una multa de 2.700 euros--, en cuanto al delito de prevaricación que se le imputaba por la concesión de licencias de obra para construir naves industriales en suelos del polígono El Cerro declarados como zona verde.

No obstante, en torno a aquel acuerdo concurrían dos circunstancias; el papel del Grupo de IU-CA en el Ayuntamiento de Guillena como acusación particular en estas diligencias y la necesidad de que el caso fuese asignado a un juzgado de lo Penal.

Finalmente, Justo Padilla, la Fiscalía e IU-CA como acusación particular han comparecido hoy ante el Juzgado de lo Penal número ocho, ante el cual han alcanzado un acuerdo mediante el que el ex alcalde, según dijo él mismo, ha aceptado una condena de nueve años y seis meses de inhabilitación especial para ejercer como primer edil, concejal o cargo público relacionado con la concesión de licencias, “una multa de 3.000 euros” y las costas del procedimiento por un delito de prevaricación. Justo Padilla, así, aseguró que el caso de las naves del polígono El Cerro ha sido objeto de “carpetazo”.

Igualmente, aseguró que al concurrir dos conformidades con penas que se solapan, prevalece “la mayor” de las penas, la correspondiente a las naves del polígono El Cerro.

 

  • 1