Local

El ex director adjunto de Mercasevilla es despedido

La defensa de Ponce advierte de que el cese es nulo

el 06 oct 2009 / 19:59 h.

TAGS:

Durante seis meses, el ex director adjunto de Mercasevilla e imputado por el supuesto cobro de comisiones, Daniel Ponce, permaneció trabajando en la empresa pero sin cargos de responsabilidad. Una denuncia del PP sobre el dinero que podía ganar por el ERE aceleró su despido, que se formalizó ayer.

Daniel Ponce ocupó en los últimos años el cargo de director adjunto de Mercasevilla. Era la mano derecha de Fernando Mellet. Junto a él realizaron la petición de comisiones a los empresarios del Grupo La Raza que motivó el inicio de las investigación sobre la gestión de Mercasevilla.

Como parte de ellas, se realizó una auditoría que reveló irregularidades como unas entregas a cuenta realizadas y no justificadas al propio Ponce para dos viajes realizados a Vietnam por un importe de 33.321 euros. Cuando se difundió el caso en el mes de abril, no antes pese a que ya estaba en manos de la Fiscalía y lo conocía el Ayuntamiento desde febrero, fue expulsado del PSOE y previamente había sido relegado de todo cargo de responsabilidad en la empresa.

Pero no se le despidió. El motivo que se alegó fue que mientras sólo estuviera imputado, la expulsión de la empresa podía ser más cara que la permanencia en la misma. Pese a esto, se abrió un expediente, que se aceleró cuando el PP hizo sus cuentas sobre lo que podría cobrar de acogerse al ERE que él mismo pactó: 4.800 euros al mes -3.000 según las cuentas de este periódico basadas no en su sueldo de 5.000 euros sino en su cotización a la Seguridad Social de 3.000-.

En cualquier caso, el Gobierno cerró el expediente esta semana, tras responder a las alegaciones, y ayer a última hora de la mañana -después de la comparecencia del alcalde en la que se anunció que ya se le había comunicado-, el gerente de Mercasevilla, Jordi Maymó, reunió al presidente del comité de empresa y al afectado para darle su carta de despido alegando las grabaciones en las que participa y las irregularidades detectadas por la auditoría -ya considerada incompleta por la juez instructora del caso para demostrar la culpabilidad de Mellet y Ponce en delitos societarios-.

La defensa de Ponce anunció inmediatamente un recurso a una despido "nulo" y anunció que el trabajador tendrá que ser readmitido finalmente, puesto que no se ha respetado en este caso su presunción de inocencia. Es sólo imputado y la auditoría de Deloitte aún no está completa.

También el comité de empresa cuestionó la decisión adoptada por la dirección y por el Gobierno municipal. En primer lugar, por su posible coste: mientras haya un juicio abierto cualquier modificación laboral queda en suspenso, por lo que si Ponce gana, la empresa deberá abonarle el sueldo de estos años -unos 5.000 euros al mes-.

En segundo lugar, porque la auditoría está aún incompleta y por tanto no se puede acreditar que las irregularidades allí apuntadas se cometieron realmente. Por último, porque no se ha actuado con "cautela" y se ha intervenido por la "presión política y mediática".

  • 1