El ex director comercial de Dhul confió en el chófer de Guerrero para crear una empresa

Reconoce ante Alaya que contrató los servicios del chófer para buscar fuentes de financiación públicas para la planta de Dhul.

el 01 nov 2014 / 13:53 h.

Juan Francisco Trujillo (dcha.), chófer del ex director general de Trabajo Francisco Javier Guerrero. / EFE Juan Francisco Trujillo (dcha.), chófer del ex director general de Trabajo Francisco Javier Guerrero. / EFE El ex director comercial de Dhul con la familia Ruiz Mateos Rafael Carvia ha declarado ante la juez Mercedes Alaya que confió en el chófer del antiguo director general de Empleo de la Junta, Francisco Javier Guerrero, imputado en el caso de los ERE, para crear una empresa de platos preparados. En el acta de su declaración ante la juez, a la que ha tenido acceso Efe, Carvia ha asegurado que el chófer le dijo que tenían, "en plural", una firma que se dedicaba al asesoramiento para empresas y a la presentación de solicitudes, y se ofreció a Dhul, lo que aceptó porque tenían un proyecto de platos preparados en Lachar (Granada). El exdirecivo de Dhul, imputado en el caso y con una fianza civil de 706.277 euros, ha reconocido que contrató los servicios de chófer, que estuvo encarcelado en esta causa y gastaba con Guerrero hasta 25.000 euros al mes en cocaína. El contrato incluía la búsqueda de las fuentes de financiación públicas para la planta de Dhul y la elaboración de todo el proyecto, según el exdirectivo, que ha negado, a una pregunta de la juez, que en realidad ese acuerdo era una gratificación a través del "conseguidor" Juan Lanzas, como afirma el chófer. Tras estas afirmaciones, la juez le preguntó si no consideró la escasa cualificación de un chófer para esta iniciativa empresarial, a lo que el exdirectivo contestó que "en principio lo mismo le da que sea chófer que sea licenciado en Derecho". Al final, el proyecto no se hizo por causas ajenas a la empresa, según recoge la declaración, en la que afirma que los pagos al chófer se justificaron por las gestiones que, al parecer, hizo en dependencias de la Junta de Andalucía en Granada. En su declaración, prestada de forma voluntaria el pasado jueves tras acogerse a su derecho a no hacerlo cuando fue citado en abril pasado, el exdirectivo recuerda que en otra ocasión el chófer le dijo en Granada que tenía "importantes problemas económicos por un hotel que estaba construyendo y que si le podía adelantar el dinero". "En un gesto de buena confianza" le creyó y le pagó previa consulta a Jose María Ruiz Mateos hijo, que quiso saber si tenían firmado un contrato, señala en su declaración. La juez, tras esta afirmación, le preguntó al exdirectivo "cómo es posible que se creyera que estaba construyendo un hotel si él sabía que se dedicaba a ser chófer" de Guerrero. "Hay gente que tiene mucho dinero y están trabajando", concluyó el exdirectivo, que está imputado por los delitos de malversación y prevaricación, tráfico de influencias, falsedad y cohecho. En julio pasado, la juez impuso una fianza de 8.783.898 euros a los seis hijos del empresario José María Ruiz Mateos por los cinco expedientes de su grupo empresarial en Andalucía. La juez recoge que la familia Ruiz Mateos pagó 600.000 euros al "conseguidor" de los ERE Juan Lanzas por cada uno de los expedientes en los que medió y que le pagaron en dinero B, en entregas quincenales de 20.000 o 25.000 euros y en billetes de 500.

  • 1