domingo, 21 abril 2019
05:49
, última actualización
Local

El ex presidente José María Aznar reúne en Sevilla a su Ejecutiva de 1990

El Congreso de 1990 supuso el cambio que permitió a los populares alcanzar La Moncloa seis años después.

el 08 abr 2010 / 08:42 h.

TAGS:

Con la gran mayoría de la Ejecutiva popular que salió en 1990 del X Congreso que se celebró en la capital andaluza y en el que comenzó su carrera hacia La Moncloa, Aznar compartió mesa, mantel, confidencias, y seguro que batallitas y algún que otro habano, en el restaurante sevillano Río Grande, a orillas del Guadalquivir y frente a la Torre del Oro.

Y "sin nostalgia". Lo tenía todo preparado para que nadie más pudiera acceder al local a almorzar, aunque ni cuando almorzaron allí los Reyes en 1990 fue necesario cerrar el local al público, según recordaron los empleados más veteranos del local y lamentaron algunos parroquiano habituales, que a las dos de la tarde lo único que querían era tomarse una cerveza fría en la barra y que tuvieron que irse a la competencia.

A media mañana, los vecinos fueron notando que algo pasaba allí. No era normal ver más de una decena de unidades móviles de televisión -todas aparcadas encima de la acera- y numerosos agentes de la Policía Nacional revisando la zona, pasando los perros por las motos y papeleras y más de una decena de reporteros gráficos que, cámara al cuello, esperaban hacer la foto del día. "¿Qué es lo que pasa hoy aquí?", era la frase más repetida por los transeúntes de la calle Betis.

Algunos minutos pasadas las dos de la tarde un autobús procedente de la estación de Santa Justa se para en la Plaza de Cuba. De él se bajan el ex presidente y su treintena de invitados. La ex alcaldesa sevillana Soledad Becerril se oculta en sus gafas de sol e intenta pasar desapercibida adelantándose unos metros para alejarse del tumulto de las cámaras. Frente a éstas: Aznar, su esposa, Ana Botella, y el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón -que se dejó medio rodilla en un marmolillo-, abren el paseíllo del bus a la puerta del restaurante, Algún vecino se acerca a estrecharles la mano y un par de señoras comienzan a aplaudir aunque nadie más las siguiera. Más bien hubo silencio.

Los tres avanzan muy sonrientes, parcos en palabras y caminando con pasito corto por la veintena de cangrejeros que llevaban delante. Tras ellos desfiló el resto de comensales, muchos alejados ya de la vida política y otros aún en activo pero que en 1990 formaron el equipo de trabajo que permitió que por vez primera el PP ganará unas elecciones generales españolas, entre ellos estaban Francisco Alvarez-Cascos, Juan José Lucas, Rodolfo Martín Villa, Abel Matutes, Jaime Mayor Oreja, Luis Ramallo, José Manuel Romay Beccaría, Isabel Tocino, Federico Trillo, Celia Villalobos, Tomás Burgos, Jesús Posada, José Miguel Ortí Bordás y Marcelino Oreja.

Aún no había noticias ni del presidente del honor del partido y actual senador, Manuel Fraga, ni del actual mandatario, Mariano Rajoy. El primero apareció minutos después, dado que a sus 87 años necesita ayuda para caminar, y el segundo se hizo de rogar algunos minutos.Llegó con Javier Arenas y se guardó bien las espaldas para que la Policía le permitiera no ponerse a tiro de micrófono. Después, foto oficial con la Torre del Oro al fondo. Mucha sonrisa, recuerdos y abrazos antes de recordar cómo se gestó el cambio en el seno del partido para gobernar. Ahora desean volver porque, como cantaba Gardel, veinte años no es nada.

  • 1