Local

El exinterventor denuncia que Griñán no atendió sus alertas sobre los ERE

Gómez envía un escrito a la comisión que reprocha a tres exconsejeros su pasividad ante el fraude.

el 02 nov 2012 / 20:56 h.

TAGS:

En pleno proceso de deliberaciones, la comisión parlamentaria que investiga el supuesto fraude en los expedientes de regulación de empleo pagados por la Junta ha recibido un informe de uno de los comparecientes clave: el exinterventor general, Manuel Gómez. El documento denuncia la pasividad de los tres consejeros del Gobierno andaluz (incluido el presidente José Antonio Griñán, entonces titular de Economía y Hacienda) que recibieron sus auditorías advirtiendo de posibles irregularidades en los ERE. "¿Quién no estaría de acuerdo en que habría sido oportuno (oportuno, que no legalmente preceptivo) que el consejero de Hacienda [Griñán] hubiera adoptado medidas para corregir algunas de las importantes deficiencias puestas de manifiesto en las auditorías", se pregunta Gomez en el escrito.

En el documento, de 65 páginas, el exinterventor defiende su trabajo de tutela de las cuentas públicas y responde a las acusaciones que vertieron sobre él los exconsejeros de Empleo e Innovación (Antonio Fernández, imputado en el caso ERE, y Francisco Vallejo) y del propio Griñán. Los tres recibieron los informes de Gómez, pero en su comparecencia ante la comisión, se quejaron de que dichos informes no alertaban de un "incendio". "Dijo que no existía escalera de incendios, pero no que había fuego", explicó Griñán.

El documento de Gómez causó ayer el mismo revuelo que el texto que ya dirigió a la Cámara de Cuentas antes del verano, señalando también la pasividad de los responsables políticos. El escrito advierte de que "los informes fueron remitidos hasta a tres miembros del Consejo de Gobierno y a la entidad IFA/IDEA, en cuyo Consejo Rector toman asiente altos representantes de varias consejerías", y añade, "ante deficiencias tan graves como las irregularidades de procedimiento y los déficits presupuestarios que pusieron de manifiesto las auditorías, nadie que las haya recibido puede argüir responsablemente que no le conciernen, ni abstenerse de intervenir". Gómez fue el encargado de fiscalizar las cuentas andaluzas entre 2000 y 2010, periodo en el que se dieron las supuestas irregularidades en la concesión de ayudas a parados y empresas en crisis.

QUINCE INFORMES

El exinterventor elevó hasta 15 informes advirtiendo de un uso discrecional de las ayudas y denunció que el procedimiento que seguía Empleo para otorgar las subvenciones era arbitrario y carecía de regulación. Sin embargo, Gómez nunca elevó un informe de actuación, algo que según el procedimiento administrativo habría hecho saltar las alarmas del Gobierno andaluz, porque significaría que se estaba produciendo un menoscabo de fondos públicos. La Junta, y el propio Griñán, siempre han argumentado que no se intervino antes para evitar el fraude porque nadie encendió el piloto rojo, y por tanto nunca les llegó la alarma de que estaba ocurriendo algo ilegal. Gómez responde en su escrito que ese argumento sirve para "justificar la inactividad de los órganos responsables de subsanar las deficiencias puestas de manifiesto".

Los grupos que forman parte de la comisión (PSOE, PP e IU) han recibido el informe, y a finales de mes (el día 22) tendrán que consensuar el dictamen definitivo. El presidente del PP-A, Juan Ignacio Zoido, dijo ayer que el informe "es gravísimo" y pidió a Griñán "una explicación cuanto antes". El vicepresidente Diego Valderas (IU) rehusó valorarlo, pero recordó que Gómez tuvo la oportunidad de dar su opinión sobre lo ocurrido ante la comisión. El PSOE mostró su "extrañeza" por el documento, pero no entró en el contenido.

  • 1