Cultura

El éxito de la muestra abre el debate de su ampliación

El director de la Feria, Javier López, se despidió ayer de la cita tras siete años en el cargo con los objetivos cumplidos y una propuesta para seguir creciendo durante el próximo lustro. Si la Junta Directiva de la Asociación le ofrece seguir, aceptará, pero sólo si hay voluntad de mirar hacia delante.

el 16 sep 2009 / 03:14 h.

El director de la Feria, Javier López, se despidió ayer de la cita tras siete años en el cargo con los objetivos cumplidos y una propuesta para seguir creciendo durante el próximo lustro. Si la Junta Directiva de la Asociación le ofrece seguir, aceptará, pero sólo si hay voluntad de mirar hacia delante.

"Se ha cerrado un ciclo", aseveró López. "Partimos de cero, intentamos crear una feria local que funcionara, y ahora que Sevilla suena como una de las ferias más importantes, que hemos demostrado que el modelo funciona, hay que pensar en lo que nos queda por hacer".

Para el director saliente, es necesario hacer "una apuesta por la internacionalización", haciendo una planificación para los próximos cinco años, "y trabajar para que sea también un foro para los profesionales del sector", agregó. También propuso como líneas de actuación recomendables mejorar la calidad de las actividades, controlar el equilibrio de crecimiento de la Feria y ampliar su capacidad de difusión.

La incógnita que se abre ahora es saber quién va a pilotar la nave en cuestión, y si va a llevar el rumbo que López quiso marcar ayer a modo de legado. A falta de candidato visible, y salvo sorpresas, lo natural sería que él mismo fuera confirmado en este puesto, pero eso dependerá de las próximas reuniones de la Junta Directiva de la Asociación Feria del Libro. "La Feria debe realizarla el sector del libro, y es a él al que corresponde decidir sobre mi sucesión", explicó Javier López, quien admitió que aceptaría continuar como director si se lo propusieran, "pero si hay un proyecto importante, con las líneas que he planteado y de cara a los próximos cinco años. Si hay intención de dar pasos atrás, mi aportación habrá terminado aquí. No basta con mantener lo que hay", recalcó el director.

Después de cerrar esta edición con 33.000 visitantes que participaron en los más de 250 actos y actividades programadas, y con ventas similares al año pasado a pesar de la crisis, López confía en que su llamada a la evolución sea respaldada, pero también advierte de que "la Feria del Libro de 2010 no tiene ahora mismo director, y creo que no hay que perder un minuto: es fundamental estar en la Feria de Madrid, donde hay que darse a conocer, o en el Liber, que es en octubre".

Javier López considera que las circunstancias son más favorables que nunca, tanto por el desarrollo y consolidación de la Asociación de Editores Andaluces (AEA) como por la incorporación a la Feria de jóvenes libreros y editores que han refrescado el panorama. "Hay mucha frescura de ideas, pero hace falta que todas esas fuerzas se integren. Es muy importante que los libreros, que son el sostén de la Feria, sepan que por el camino que proponemos no tienen nada que perder. La AEA debe fortalecerse ahí, y los libreros deben empezar a organizarse ya", añadió.

La pelota está, pues, en el tejado de la Junta Directiva de una Asociación muy plural, que se asoma al reto de empezar a definir su futuro cuando la Feria 2009 recién empieza a ser pasado.

  • 1