martes, 13 noviembre 2018
04:22
, última actualización
Local

El explosivo de la Cartuja eran petardos pegados a una botella

La Policía atribuye a un simple acto vandálico la deflagración y trata de identificar a los autores. 

el 15 dic 2011 / 13:14 h.

TAGS:

El artefacto casero que el miércoles por la noche explotó con gran estruendo en La Cartuja estaba formado tan sólo por unos petardos pegados a una botella de cristal, según pudieron comprobar a primera vista los agentes que recogieron las muestras que ahora se están analizando en profundidad. La composición del artilugio refuerza la hipótesis de que la deflagración se debió a un mero acto de vandalismo. "Lo que está descartado es que se haya tratado de un acto terrorista ni de nada parecido", confirmó ayer la Policía Nacional.

La potencia de esta explosión, a la que precedieron otras dos de escasa importancia, se amplificó porque el mecanismo fue introducido en el estrecho hueco de un macetero de hormigón, que estalló en pedazos por la presión lanzando trozos de material a varios metros. Sin embargo, al no haber nadie en los alrededores no se produjeron daños personales.

Agentes expertos en desactivación de explosivos (Tedax), ayudados por perros entrenados para localizar estos artefactos; y de la Policía Científica permanecieron ayer hasta pasada la una de la madrugada recogiendo muestras en las inmediaciones del Estadio Olímpico, donde se produjo el estallido y desde donde se realizó una llamada telefónica de aviso a las 22.30 horas.

El lugar concreto del incidente está a la altura de la puerta K del Estadio, en la zona que linda con el parque del Alamillo, un lugar habitualmente poco concurrido, ya que está alejado tanto de viviendas como de cualquier tipo de infraestructura, aparte del Estadio Olímpico.

Al lugar se desplazaron numerosas dotaciones de la Policía Nacional, Local y los Bomberos. Los investigadores pudieron localizar a un camionero de nacionalidad búlgara que estaba dormido en su vehículo cuando se produjo la explosión, que lo despertó, y a un grupo de jóvenes que también se encontraba en las inmediaciones, y tomaron declaración a todos ellos esa misma noche. La Brigada de Información de la Policía Nacional se está encargando ahora de intentar identificar al autor o autores de la explosión a través de los indicios que puedan encontrar en las muestras del explosivo recogidas del entorno de la explosión.

Lo que la Policía no pudo confirmar es si en el entorno hay instaladas cámaras de seguridad que pudieran haber captado a quien colocara el artilugio.

El subdelegado del Gobierno en Sevilla en funciones, Faustino Valdés, confirmó ayer que la principal hipótesis con la que trabaja la Policía Nacional es la de que se trate de un acto de "vandalismo" cometido por un grupo de jóvenes, si bien insistió en que es necesario que los Tedax finalicen sus informes antes de facilitar las conclusiones definitivas sobre el incidente.

Valdés incidió, por tanto, en que el resto de las hipótesis permanecen abiertas, aunque dejó claro que parece deberse a una gamberrada, cuyos efectos se amplificaron al haberse usado el macetero de hormigón para acrecentar los efectos de los petardos empleados.

Refuerzan el control en las tiendas de pirotecnia

El subdelegado del Gobierno en Sevilla, Faustino Valdés, recordó ayer que como cada año, la Guardia Civil refuerza los controles a los establecimientos de pirotecnia, sobre todo para comprobar que no venden a menores artefactos de mayor potencia de la permitida para su edad. "Como todos los años, estamos haciendo campañas de control en los puntos de venta de productos pirotécnicos", señaló Valdés, que indicó que se ha pedido la colaboración de todas las policías locales para esta tarea. Además, recomendó estos productos se adquieran siempre en establecimientos autorizados, para evitar el riesgo de que puedan no reunir las condiciones de seguridad debidas, y sobre todo "que el uso que se les dé sea adecuado a la edad del usuario y al respeto" a los demás.


  • 1