Local

El feminicidio de Ciudad Juárez se extiende ahora a Guatemala

El libro benéfico ‘El alma perdida' denuncia las más de 800 muertes.

el 26 oct 2010 / 19:46 h.

TAGS:

Josu Gómez es el autor del libro benéfico que denuncia el feminicidio en Guatemala.

A pesar de que la palabra feminicidio se relaciona directamente con el Estado mexicano de Ciudad Juárez, esta actitud misógina (y criminal) hacia el sexo femenino está, lamentablemente, aún más extendida en Guatemala, según denuncia el director de la fundación El cambio del cambio y edil de Tocina, Josu Gómez. En Ciudad Juárez, se cerró 2009 con 130 asesinatos de mujeres mientras que en Guatemala, se produjeron 847. En España murieron por violencia machista 55 mujeres el pasado ejercicio.


Para concienciar a la población española y buscar todos los apoyos posibles, ha presentado el libro benéfico El alma perdida, en el que se narran las vivencias de un grupo de más de 100 personas que en 2009 decidió viajar a Guatemala para denunciar in situ las más de 43.000 agresiones de violencia de género que ocurren cada año e intentar arrancar un compromiso al Gobierno para poner freno a la situación, o al menos sentar las bases para que el número de víctimas vaya descendiendo paulatinamente en un medio plazo de tiempo.


Según explica Gómez, entre los objetivos de la fundación destaca la cooperación a través de la cultura y la denuncia de toda corrupción que lastra el desarrollo de los pueblos, por lo que consideraron que el feminicidio guatemalteco era un caso perfecto para desarrollar su actividad. Fue una denuncia de la Plataforma de Mujeres Artistas contra la Violencia de Género la que alertó del excesivo número de muertes de mujeres en Guatemala.


Una vez allí, Gómez relata que pudieron observar cómo la sociedad está educada para considerar a la mujer un ser inferior. Esta dramática y desconocida situación también tiene su origen, al igual que en Ciudad Juárez, en la corrupción. Los macabros asesinatos que se producen atienden fundamentalmente a ajustes de cuentas y a la forma que tienen los líderes de las diferentes mafias de marcar su territorio. "Matan de forma brutal a las mujeres, hijas, hermanas, etc, como forma de intimidación. La corrupción no sólo se da en las bandas del narcotráfico sino que ocurre en todos los niveles de la sociedad", asegura Gómez.


Durante el viaje, recuerda que obtuvieron una importante repercusión mediática y lograron que el Gobierno del país centroamericano asumiera el compromiso de crear un observatorio contra el feminicidio, avalado por el presidente del Gobierno, Álvaro Colom. Según narra Gómez, desde el pasado año se han ido dando pequeños pasos aunque la idiosincrasia del país sea la principal razón para que "el cambio cueste demasiado", matiza el autor del libro El alma perdida.


El feminicidio ocurre a lo largo y ancho de toda la geografía del país, aunque se concentra más en la capital así como en las zonas rurales y de mayor población indígena. El miedo es otro de los factores determinantes que frenan la solución a este problema. "Es difícil que los afectados denuncien estos casos sabiendo que le puede pasar algo a alguna de las mujeres de tu familia. Por ello, y aunque parezca muy cruel, puede dar la impresión de que en Guatemala a nadie le importa ver a una mujer destripada", lamenta.

  • 1