Cultura

El Festival de Itálica rememora sus orígenes en su 30 aniversario

La Compañía Nacional de Danza, Belén Maya y Fernando Romero actúan en el certamen, que regresa al Teatro Romano.

el 14 jun 2011 / 20:09 h.

El espectáculo de calle El delirio de Vulcano inaugura el festival el 1 de julio en el centro de Santiponce.

El Festival Internacional de Danza de Itálica cumple este verano tres décadas desde su creación, por lo que para este año ha preparado una programación especial de homenaje a su primera edición. La idea es, sin nostalgias, devolver al público a parte de los repertorios que han hecho posible las páginas de oro de su historia.

La selección de montajes, que podrán verse del 1 al 28 de julio, reflejará también la celebración del final del exilio de esta cita bienal con la danza, ya que este año el festival no sólo regresa al conjunto arqueológico que le da nombre -al que ya volvió la pasada edición, aunque a un escenario efímero al aire libre-, sino que ocupará al fin el Teatro Romano, el bien inmueble más antiguo de Itálica , con más de dos milenios de historia, que acaba de ser restaurado.

En una rueda de prensa, en la que los políticos ocuparon el papel protagonista en detrimento del director artístico, Juan Antonio Maesso -que apenas pudo dar detalles de la programación-, el presidente de la Diputación, Fernando Rodríguez Villalobos, la responsable provincial de Cultura, Guillermina Navarro, y la directora general de Museos de la Junta, Inmaculada López, explicaron que la rehabilitación del teatro, que ha costado 1.250.000 euros, ha permitido recuperar un espacio que, con un aforo de 780 butacas, casi trasladará a los espectadores a la época romana.

Este edificio será la sede fundamental del certamen, aunque también habrá espectáculos en el Teatro de la Maestranza y en las calles de la localidad de Santiponce.

El presupuesto para el festival es de 750.000 euros, de los que 620.000 los pone la Diputación , y 129.000 el Ministerio de Cultura.

Una vez que el director artístico tomó la palabra, destacó que el lema de este año será Como decíamos ayer, ya que el regresar al Teatro Romano "será como si no hubieran pasado 17 años" desde que el certamen tuvo que emigrar de Itálica, debido a los problemas de conservación patrimonial.

Entrando ya en materia, al igual que en 2009, el festival arrancará el 1 de julio con un espectáculo al aire libre en Santiponce, El delirio de Vulcano, a cargo de varias compañías. En esta ocasión no será un pasacalles, sino varios montajes estáticos repartidos por la ciudad con un gran impacto visual.

El 2 de julio, ya en el Teatro Romano, llegará el espectáculo 23 años de danza, dirigido por José Luis Castro. Se trata de un estreno absoluto, aunque no por las coreografías, sino por sus combinaciones. Y es que se aúnan seis coreografías que han hecho historia en Itálica. Este montaje contará además con una gran sorpresa que Maesso no quiso desvelar. El hilo conductor de la obra será una videproyección que reflejará el pasado del certamen.

La Compañía Nacional de Danza representará los días 6 y 7 en el Maestranza las piezas Gnawa, O Domina Nostra y Orbitas y Derivas. Las dos primeras con coreografía de Nacho Duato.

El día 8, el teatro hispalense acogerá también el proyecto Work in Progress, interpretado por The Johan Inger Project y Juan Luis Matilla, una idea impulsada por la Diputación. Es un trabajo de investigación sobre el lenguaje coreográfico con bailarines "de aquí".

Ya de vuelta al conjunto arqueológico, el día 9 Belén Maya presenta su espectáculo de flamenco Tr3s, estrenado en el pasado Festival de Jerez. La Compañía Sol Picó llegará a Itálica los días 12 y 13 de julio con Petra, la mujer araña y el putón de la abeja Maya, una obra sobre la relación entre la monstruosidad humana y la falta de amor, mientras que el 15 y 16 de julio le tocará el turno a Aterballetto, la principal compañía de danza de Italia, con el montaje Pression/Incanto.

El 19 y 20 -ya siempre en el conjunto arqueológico-, Teatro El Velador presenta Upper, con dirección y dramaturgia de Juan Dolores Caballero. En esta pieza varios bailarines desarrollarán su carácter artístico en un espacio vacío.
Fernando Romero baila y coreografía el 22 y 23 de julio, junto a Pepa Gamboa, su espectáculo Paseo por el amor y la muerte, una metáfora del flamenco inspirada en el infierno de Dante, con José Antonio como artista invitado al baile, y Arcángel al cante.

Cierra el certamen la obra Remix, de la compañía de bailarines-ilusionistas Momix, dirigida por Moses Pendleton, y que llegará a Itálica el 27 y 28 de julio.
Durante todo el festival, se amenizarán las esperas en el Teatro Romano con el Cuarteto Entrecuerdas, que versionará desde Hendrix a Manolo Escobar, pasando por Steve Wonder.
El festival va a realizar antes de su inauguración una promoción en las calles de Sevilla, que tendrá como protagonista la imagen del certamen, la Ménade, que será proyectada danzando sobre la superficie de edificios emblemáticos. La primera de las danzas será mañana jueves, a partir de las 22 horas, en el Metropol-Parasol de la Encarnación.

Las entradas ya están a la venta en El Corte Inglés y el Maestranza. Los precios oscilan entre los diez y los 20 euros.

  • 1