domingo, 18 noviembre 2018
08:29
, última actualización
Cofradías

El fiasco en San Julián fue decisivo

el 01 abr 2012 / 21:33 h.

En la Iglesia de Los Terceros se vivieron momentos de gran incertidumbre. La hermandad de La Cena pidió por dos veces un aplazamiento para tomar una decisión. Su salida estaba prevista a las 15.40 horas, poco después de la de Jesús Despojado. La decisión de esta cofradía de no salir a la calle ente el elevado riesgo de lluvia fue el primer mazazo. Aún así, La Cena se dio un poco más de tiempo. La previsión anunciaba lluvia pero en forma de chubascos dispersos. Eso sí, la probabilidad de lluvia hasta las seis de la tarde era muy alta y de hecho, hacia las cuatro de la tarde estaba lloviendo fuerte en la ciudad.

Pero sí la decisión de Jesús Despojado inclinó la balanza hacia el no, la apertura de las puertas en San Julián hizo a la hermandad atisbar cierta esperanza de que las predicciones habían mejorado. A las 16.15 horas, la hermandad estaba convencida de que salían a las 16.30 horas. La Junta de Gobierno volvió a reunirse pero en plena reunión conocieron la noticia de que La Hiniesta, sin el Cristo de la Buena Muerte aún en la calle, se arrepentía y su cuerpo de nazarenos que sí estaba ya fuera se volvía para atrás.
La reunión se interrumpió y a las 17.05 horas, el hermano mayor, Eduardo Manuel García, comunicó la noticia a los nazarenos: "La evidencia es más que palpable", explicó, y aludió a que "la Hiniesta está dando marcha atrás". En el interior de Los Terceros se vivieron momentos de desilusión y comprensión a partes iguales. Sevilla se quedó este año sin ver en la calle el misterio de la Última Cena, con el Señor restaurado este año por Silvia Martínez y Juan Abad, el Cristo de la Humildad y Paciencia y Nuestra Señora del Subterráneo.

  • 1