Cultura

El filme de los mil autores

Ossama Mohamed presenta ‘Silvered water’, película realizada con grabaciones caseras de la guerra de Siria.

el 08 nov 2014 / 23:03 h.

Ossama Mohamed ha contado con Silver water. Syria self-portrait la guerra de Siria desde dentro, aunque lo haya hecho desde su exilio parisino. El filme, que causó sensación este año en Cannes, mezcla periodismo ciudano y cine documental para componer el puzle de la guerra deSiria a través de mil y una grabaciones domésticas –con teléfonos móviles en la mayor parte de los casos– de las víctimas del conflicto bélico. «Es un modo de mostrar la tragedia que hemos vivido a través de imágenes reales, y al mismo tiempo una declaración de derechos del pueblo sirio», explica el director. «En este sentido, lo de menos es si la cámara está mejor o peor enfocada. En ese momento la pregunta es si seguirás vivo en el segundo siguiente, o no. Creo que lo fundamental es que retrata un momento importante de la guerra de Siria a través de mil autores», agrega. Tal vez por eso Ossama Mohamed se resiste a calificar de «éxito» la repercusión que ha tenido la cinta, al tiempo que asegura que «nunca he hecho películas por hacerlas, solo cuando he sentido en lo más profundo que era necesario hacerlas. La primera que rodé fue después de ver a un niño que se tiraba desde un segundo piso, y me pregunté por qué ocurría algo así», recuerda. «¿Responsabilidad?», suspira el cineasta a la pregunta de un periodista. «Tampoco he usado nunca la palabra responsabilidad hablando de cine. Sí deseo, voluntad, amor. Eso es lo que me movió a ponerme manos a la obra cuando estaba sentado en mi casa de Damasco». En su opinión, el desastre sirio tuvo su origen en un movimiento civil «en el que, por primera vez en mucho tiempo, la gente de mi país empezó a usar la palabra libertad, y lo filmó, y se puso a enviar imágenes. Ahí sentí una sensación colectiva muy fuerte de pertenecer al género humano». A su lado, su compañera, la cantante lírica No’ma Omrane, a la sazón responsable de la banda sonora original del filme, asiente. «Vivimos todo aquello como un momento histórico, incluso antes de que estallara la guerra. Era una hora de hacer cuentas para el pueblo sirio, de rescatar la memoria y de mirar hacia el futuro. Luego, cuando sentíamos que cada uno de los mártires que morían suponía una parte de nosotros que moría también, resultó muy difícil componer una música que reflejara y resaltara la fuerza de las imágenes», concluye. Cabe subrayar que Silvered water está lleno de imágenes duras, como no es difícil imaginar, pero el director no llega en ningún momento a recrearse gratuitamente en el sufrimiento ni en el inevitable gore de un conflicto armado que ha costado más de 170.000 vidas. «Creo que se trata de un filme necesario, y estoy agradecido ¿a dios, a la Naturaleza? de haberlo podido hacer y que la distribuidora me haya permitido difundirlo por todo el mundo. Ahí está contada la historia de Siria, el sueño de Siria, la tragedia de Siria, por quienes lo han vivido. Mi trabajo ha sido solo juntar todos los testimonios». Asimismo, Ossama Mohamed, autor de cintas como La caja de la vida –también bien acogida en el Festival de Cannes, en 2002– quiere destacar «el papel que jugaron las mujeres en todo el movimiento inicial. Porque aunque Siria sea visto en el exterior como una sociedda muy machista, las mujeres son muy importantes allí». Y también los niños, simbolizados en ese pequeño Omar que no deja de buscar flores en una Damasco devastada, «como una metáfora de la revolución de los claveles de Portugal», apunta el cineasta. El filme se estrenará en las pantallas españolas en febrero próximo, según la distribuidora.

  • 1