Deportes

El fin del fútbol en abierto puede ser el fin de la deuda del Betis

La LFP quiere que todos los partidos sean en modalidad de pago a cambio de asumir la deuda de los clubes con Hacienda y la Seguridad Social.

el 10 feb 2011 / 21:17 h.

Un operador de cámara, en un partido del Betis.
El Betis atraviesa uno de los momentos más críticos de su historia, en Segunda y en concurso de acreedores por una deuda reconocida de 66 millones de euros que en realidad puede rondar los 80 o 90 millones de euros, a falta de que se conozcan las cuentas exactas. El caso es que la mala gestión del pasado ahoga al Betis del presente y pone en serio peligro al Betis del futuro, pero en el horizonte se abre una vía que, de hacerse realidad, puede ser todo un alivio para la supervivencia verdiblanca. Y curiosamente sería perjudicial para el aficionado al fútbol, todo sea dicho. El camino en cuestión es una medida auspiciada por la Liga de Fútbol Profesional que debe ser refrendada por los partidos políticos, a los que ya ha sondeado, y que en pocas palabras consiste en suprimir los partidos en abierto de los sábados por la noche a cambio de asumir la deuda de los clubes que son sociedad anónima deportiva (SAD) con Hacienda y la Seguridad Social. Así lo ha manifestado esta semana Javier Tebas, vicepresidente de la LFP.

La Liga parte de dos cálculos. El primero es el perjuicio que provoca a los clubes la emisión de un partido en abierto: 200 millones de euros al año. El segundo es la deuda pública de las SAD: entre 600 y 700 millones de euros. Por tanto, tres años bastarían para que la LFP enjugue lo que el fútbol español debe a las administraciones. Al mismo tiempo, los clubes irían saldando sus deudas a lo largo de diez años con un porcentaje anual del dinero que reciben por sus derechos televisivos. Si el Betis asciende a Primera, tiene un contrato de 27 millones al año con Sogecable. En ese caso, se le iría detrayendo la cantidad proporcional para que al cabo de esos diez años haya satisfecho su deuda con Hacienda y la Seguridad Social, que ahora mismo ronda los 35 millones.

"De momento sólo es una intención, pero sería una buena noticia para el Betis y para muchos clubes", admitió ayer el vicepresidente del Betis, José Antonio Bosch, en Radio Sevilla. "La idea es buena, montarla es complicado", matizó el directivo.

Esa "buena" idea de la LFP viene a ser algo así como un segundo plan de saneamiento, igual que aquel de 1992 que hizo que los clubes se convirtiesen en SAD. El proyecto cuenta con la aprobación del operador encargado de los partidos de los sábados a las 22.00 horas, Mediapro, y también ha tenido buena acogida entre las formaciones políticas del Parlamento. Argumenta la Liga que España es el único país europeo donde se ha perpetuado la tradición de emitir un partido en abierto, al revés de lo que ocurre en el resto de países con campeonatos potentes, donde todos los encuentros se ven sólo si se paga por ellos. El hartazgo de la LFP puede derivar en una amenaza de huelga: hoy, en su asamblea, debatirá si hay plante el 19 y 20 de marzo. Ese fin de semana, el Betis recibe al Salamanca en la trigésima jornada de Segunda División.

La ley que obligaba a emitir un partido en abierto cada semana data de 1997 y fue promovida por el entonces vicepresidente y ministro de la Presidencia, Francisco Álvarez-Cascos. La obligatoriedad de un encuentro gratis se basaba en ese famoso criterio del interés general del que tanto se debatió en su día. La ley se derogó en mayo de 2010, de ahí que la LFP entienda que ya no es forzoso que haya un partido gratis, al menos en la Liga. "No nos oponemos al fútbol en abierto. Nuestra petición no afecta ni a la Copa ni a la Champions", expone el vicepresidente de la Liga. Es lógico, ya que la Copa es organizada por la Federación y la Liga de Campeones, por la UEFA.

  • 1