Deportes

El final de muchas malas rachas aúpa de nuevo al Betis

El Betis gana y marca, Beñat da pases de gol 18 jornadas después y Jorge Molina bate su récord en Primera.

el 25 feb 2013 / 21:59 h.

Jorge Molina es agasajado tras el 1-0 al Málaga.
-->

La inquietud que se cernía sobre el Betis, inmerso en una mala racha de fútbol y resultados desde mediados de enero, quedó zanjada el domingo en tres cuartos de hora extraordinarios que tornaron un panorama tormentoso en tiempo primaveral para el equipo de Pepe Mel. El 3-0 ante el Málaga fue su primera victoria tras cinco jornadas sin ninguna y deparó los primeros goles desde el de Rubén Castro al Athletic, cuatro jornadas antes. Ese 2 de 15 en puntos y ese cero de cero en goles durante casi 450 minutos, dos series pésimas donde las haya, se disiparon en cuanto varios hombres acabaron también con sus malas rachas.

El más importante, por su trascendencia en todo lo que produce o deja de producir el equipo, es Beñat. Ante el Málaga dio dos asistencias, ya que la LFP no contempla como tal el pase en el gol de Pabón, que llegó tras un primer rechazo del portero. Su último pase directo de gol había sido a Rubén Castro en el lanzamiento de una falta frente a la Real Sociedad, en la 7ª jornada, así que en total han sido 18 jornadas sin que el mejor asistente del Betis haya hecho esa parte de su trabajo.

Cinco de las siete asistencias que ha repartido el de Igorre en esta Liga han sido en jugadas de estrategia. Las excepciones fueron la primera de todas, a Rubén Castro en San Mamés en la jornada inaugural, y una que la LFP le concede en el Dépor-Betis de Riazor, en concreto en el golazo de Campbell; el 10 le dio la pelota en el centro del campo, pero como fue quien se la pasó antes del tanto se contabiliza como asistencia. Las cosas de las estadísticas. El vizcaíno, en todo caso, ha ascendido al tercer lugar en la clasificación de asistentes tras los barcelonistas Cesc (10) e Iniesta (9) y empatado con Özil. Sus siete asistencias se completan con una a Jorge Molina contra el Rayo y otra a Paulao frente al Espanyol.

Jorge Molina se reconcilió con el gol en la Liga tras siete jornadas de divorcio. Desde que vio portería en Zaragoza en la decimoctava no había vuelto a celebrar una  diana en el campeonato, de ahí su rabia en el festejo. En medio convirtió otro, en la Copa, en la vuelta de los cuartos de final ante el Atlético, de penalti.

Además de romper su infortunio y suspender las críticas que se le avecinaban, Jorge Molina ya ha alcanzado su mejor marca en Primera. En su curso de estreno, el pasado, acabó con seis goles y ahora acumula siete. Una buena forma de reivindicación para el 19 del Betis, que como curiosidad está especializado en marcar fuera de casa, ya que en el Villamarín sólo han visto dos de esos siete tantos. El anterior fue ante el Rayo en la segunda jornada y obedeció al mismo esquema: asistencia de Beñat a balón parado, entonces una falta, y cabezazo del alcoyano. El delantero llevaba doce partidos sin marcar ante su afición.

También vio portería Mario, que puso fin a la racha más larga de las que protagonizan esta información. El zaguero es poco dado a cantar goles propios y la prueba es que el del domingo es su estreno como jugador del Betis y su reencuentro con las redes contrarias tras seis años y tres meses largos. La última vez, que él casi ni recordaba, dio la victoria al Recreativo ante el Nástic el 5 de noviembre de 2006 (marcó en el último minuto). El canario lleva 143 partidos en la categoría y sólo es su tercer gol. Dos casualidades de los dos primeros: ambos fueron en el Colombino, el primero el 10 de noviembre de 2002 con la camiseta del Valladolid y el segundo el ya citado en el Recre-Nástic; y ambos fueron en la 9ª jornada, en un caso de la 2002-03 y en otro de la 2006-07. El domingo marcó por primera vez en otro estadio y en otra jornada.

-->-->

  • 1