sábado, 16 febrero 2019
08:12
, última actualización
Deportes

El ¿final? del lustro maldito

Hoy hace cinco años que el Betis se proclamó campeón de Copa. Desde entonces todo fue de mal en peor y el equipo verdiblanco, cuatro años después, bajó a Segunda. ¿Estará a punto de acabar ese lustro de malas noticias?

el 10 jun 2010 / 21:43 h.

Hoy es 11 de junio de 2010 y faltan dos días para que el Betis dispute la primera final de la temporada en busca del ascenso. La combinación de marcadores que necesita para ser de Primera el domingo a las ocho de la tarde se antoja algo complicada, pero la posibilidad existe y por eso es la primera ocasión en que el equipo de Víctor Fernández tiene el objetivo al alcance de la mano. Y lo que son las cosas, la final de Salamanca tendrá lugar cinco años después de otra final que de alguna manera estableció el principio del declive que acabó mandando al Betis a donde está hoy en día, a Segunda. Y de donde puede salir quizás pasado mañana en Salamanca. Aquel partido, cómo no, fue la final de la Copa del Rey que el Betis le ganó a Osasuna en el estadio Vicente Calderón el 11 de junio de 2005. Es decir, hoy hace un lustro.

Aquella fue una noche mágica en Madrid. Más de 30.000 béticos la vivieron in situ, como 5.000 lo harán el domingo en el Helmántico. El Betis de Lorenzo Serra Ferrer era el favorito, pero el partido fue igualadísimo. En el minuto 75, Oliveira aprovechó un error de Cruchaga para batir a Elia. Nueve minutos después, a sólo seis del final, Aloisi cabeceó un centro de Delporte y superó a Doblas. 1-1 y prórroga. Y allí, en el minuto 115, se decidió el título. Lo hizo Dani con un zurdazo tras una bella jugada colectiva que nació en Fernando y continuó Varela. Cerca de la medianoche, el capitán Cañas recogió la Copa de manos del rey Juan Carlos I y el Betis se llevaba a sus vitrinas el tercer título de su historia.

Un día después, en el AVE de vuelta a Sevilla, Serra Ferrer vaticinó que el Betis, a partir de entonces, sería "lo que quiera que sea" Manuel Ruiz de Lopera. Palabras proféticas. Aún tuvo tiempo el conjunto verdiblanco para gozar de su paso por la Liga de Campeones, pero en el campeonato nacional empezó la cuesta abajo: en la campaña 05-06 terminó decimocuarto; en la 06-07, decimosexto y no en Segunda gracias a dos goles de Edu en la agónica tarde de Santander; en la 07-08, decimotercero y salvado en la antepenúltima jornada; y en la 08-09, después del mayor desembolso de los últimos cinco años en fichajes, acabó decimoctavo y bajó al infierno del que pasado mañana, en Salamanca, puede salir. ¿Coincidirá la efeméride con el final de este lustro de decadencia?

  • 1