sábado, 20 abril 2019
00:46
, última actualización
Local

El fiscal acusa a Del Nido de duplicar sus facturas en Marbella

El presidente del Sevilla F.C. se enfrentó al ministerio público durante su segundo día de declaraciones como imputado en el caso Minutas y tildó sus acusaciones de "falsas" e "inciertas" en una tensa sesión.

el 13 abr 2010 / 18:55 h.

TAGS:

El fiscal Anticorrupción, Francisco Jiménez Villarejo, y el presidente sevillista, Jose María del Nido, en el juicio del caso minutas.
En el segundo día de su declaración por el caso Minutas, la tensión entre el letrado y presidente del Sevilla F.C. José María del Nido, imputado en la causa que investiga una presunta trama para desviar fondos municipales del Ayuntamiento marbellí, y el fiscal Anticorrupción no hizo más que crecer y si el lunes el juez Carlos Prieto tuvo que pedir a Del Nido "moderación" en sus respuestas, ayer el magistrado se vio obligado de nuevo a intervenir ante la pelea dialéctica generada entre ambos.

 

El punto más álgido de la sesión, que duró casi cinco horas, se produjo cuando el fiscal acusó a Del Nido de duplicar sus facturas como abogado del Ayuntamiento de Marbella -que alcanzaron los seis millones de euros- y de crear "una espiral procesal que le permitió cobrar minutas por procedimientos que nunca se tenían que haber interpuesto".

"Yo no cobro dos veces por lo mismo, cobré por la actuación profesional que realicé", respondió Del Nido, quien llegó a calificar las acusaciones de "falsas" e "inciertas", lo que llevó al magistrado a pedirle respeto al ministerio público y al fiscal Anticorrupción, Francisco Jiménez Villarejo, a responderle. "No le consiento que diga que manipulo nada", espetó al acusado, para el que pide trece años y medio de prisión y 28 de inhabilitación como abogado por esta causa en la que hay 18 imputados más.
Durante su declaración, el presidente sevillista aseguró que se limitó a "cumplir órdenes" e "instrucciones concretas" de su cliente, el Ayuntamiento entonces presidido por Jesús Gil, de impugnar la fiscalización del consistorio por parte del Tribunal Cuentas, pero negó que su misión fuera obstaculizar esa labor. "Cuando Gil se enteró que le iban a fiscalizar el Ayuntamiento, recibió a los miembros del Tribunal de Cuentas y me encargó que coordinara dicha fiscalización, tras constatar con catedráticos de Derecho Administrativo que se podía impugnar", explicó, al tiempo que defendió que su actuación se basó en criterios jurídicos y no políticos y que generó para el Ayuntamiento y sus sociedades mercantiles participadas "miles de millones de pesetas de beneficios".

Reiteró que recibía instrucciones concretas sobre los procedimientos que debía llevar, primero verbales y luego por escrito al contratar sus servicios por decreto, procedimiento de contratación cuya legalidad defendió y que según reiteró se empleó con otra decena de abogados. En sus recursos contra la fiscalización, aseguró que hubo aportaciones del interventor, del tesorero y del secretario en las alegaciones -los documentos de éstas están siendo investigados tras impugar el fiscal su autenticidad-.

Del Nido, que continuará su declaración hoy por tercer día consecutivo, explicó que dejó de trabajar para el Ayuntamiento marbellí tras la moción de censura a Julián Muñoz -también acusado en esta causa- y al entrar la alcaldesa Marisol Yagüe, que contó con otro despacho de abogados. Reiteró que no tenía relación alguna con los demás acusados que no fuera profesional y en concreto, con el ex asesor de Urbanismo Juan Antonio Roca la relación era "distante" porque tenía otros asesores jurídicos.

Negó tener "absolutamente nada que ver" con las sociedades municipales investigadas y dijo desconocer el objeto social de todas porque no fue contratado como asesor externo de éstas, sino sólo en pleitos concretos.

Aseguró que en sus trabajos para éstas "no hay ninguna minuta duplicada, son todas minutas diferentes por trabajos distintos" e insistió en que cobró "de acuerdo con las normas de honorarios de colegios profesionales". Del Nido admitió que era el abogado del consistorio que más cobraba pero justificó por ser el que más pleitos llevaba y de más importancia.

  • 1