Local

El fiscal asegura que el atropello del Polígono Store fue un asesinato

La defensa, por su parte, solicita una condena por homicidio para el autor de un atropello mortal.

el 16 nov 2012 / 15:14 h.

TAGS:

La abogada de Juan Francisco Gámez Durán, el joven de 28 años  acusado de un delito de asesinato tras atropellar mortalmente el 12  de diciembre de 2010 en el Polígono Store a Manuel Alías García, ha asegurado que su cliente "ha reconocido el  atropello" desde el mismo momento en que tuvo lugar y que éste se  produjo de forma "accidental" e "involuntaria", pues "no tuvo nunca la intención de causarle la muerte".

En sus alegaciones previas al inicio del juicio con jurado popular, que ha quedado constituido por cinco hombres y cuatro mujeres, la abogada del acusado ha señalado que éste "me ha dicho todos los días que se arrepiente profundamente" de lo sucedido tras "poner fin a la vida de la víctima", añadiendo que, aunque "ha  reconocido" el atropello, también ha asegurado que "fue involuntario,  un accidente, y que no tuvo intención de acabar con su vida".

El imputado "no quiso esa fatídico resultado", ha remarcado la  letrada, Esperanza Lozano, quien ha subrayado que su cliente "también  reconoció que no respetó las normas de circulación y que salió  huyendo a toda velocidad mientras otras personas le perseguían y le  arrojaban" distintos objetos, todo ello "después de una pelea" entre  dos grupos de trabajadores que se encontraban en el Polígono Store  celebrando sus respectivas comidas de Navidad. Así, la abogada ha pedido a los miembros del jurado que emitan un  veredicto "justo" y "adecuado a su conducta culposa", de manera que  los hechos sean considerados constitutivos de un delito de homicidio imprudente y no de asesinato alevoso, como le imputan la Fiscalía y las acusaciones particulares que ejercen los padres y la novia del  fallecido.

Al hilo de ello, ha puesto como ejemplos otros casos de atropellos  mortales en los que las penas "han fluctuado entre dos y cinco años",  como el caso de Farruquito, el atropello a una pareja en Tablada o  el más cercano en el tiempo protagonizado por el exmatador de toros  José Ortega Cano, para quien la Fiscalía pide cuatro años de cárcel.  No obstante, "a mi defendido le piden más de 20 años de cárcel, más  que la condena a Miguel Carcaño por el asesinato de Marta del  Castillo", ha comparado.  La letrada ha insistido en que su patrocinado "condujo de manera  negligente, pero jamás deseó ni quiso la muerte de la víctima", un  fallecimiento que "le ha arruinado la vida", pues ha indicado que el  imputado "tenía una vida plena" hasta el día del luctuoso suceso y  vivía con su novia en Triana, a lo que se suma que "no tenía  antecedentes penales" y "jamás" había protagonizado altercado alguno.  Por todos estos motivos, ha solicitado a los miembros del jurado  que "no prejuzguen" y ha recordado en este punto el caso de Dolores Vázquez, que pasó 17 meses en prisión acusada de la muerte de la  joven Rocío Wanninkhof antes de que se demostrara su inocencia, a  pesar de que tanto la Fiscalía como la acusación "estaban convencidos  de su autoría" en el juicio. 

De su lado, el fiscal de Seguridad Vial, Luis Carlos Rodríguez León, que pide para el acusado 18 años de prisión, ha pedido al  jurado que sea "justo", que aplique el "sentido común" y "resuelva  conforme a su conciencia". "No le tengan miedo a la decisión", ha  señalado el representante del Ministerio Público. Asimismo, ha añadido que los hechos incluidos en su escrito de  acusación "han quedado suficientemente acreditados" a través de las  pruebas practicadas durante la fase de instrucción, pues su acusación "no es fruto de la elucubración, sino que se ha llegado a la misma  tras mucho tiempo de investigación". Por su parte, el abogado que ejerce la acusación particular en  nombre de los padres del fallecido, Vicente Jiménez Filpo, que pide  para el imputado 25 años de prisión, ha explicado al jurado que sus  clientes "están aquí para que prevalezca la Justicia" y para que, si  se demuestran los hechos, el acusado "pague" por ello. "

Ha explicado que, el día de los hechos, al acusado "le robaron la  carcasa del espejo retrovisor de su coche, y tras ello empezó a  buscar quién había sido", búsqueda en la que protagonizó varias peleas hasta que "se monta en su coche y empieza a embestir contra un  grupo de personas hasta tres y cuatro veces para intentar  atropellarles, no para asustarlos". Tras ver a la víctima andando por el lugar de espaldas a su  vehículo, "se va para él, lo atropella y, lejos de quedarse, se va a  su casa". "No estamos ante un accidente de tráfico normal y corriente", sino que hubo "intencionalidad" de atropellar "y lo  mató", en un hecho cometido "con alevosía", ya que el finado "iba de  espaldas al coche, sin defensa y sin posibilidad de esquivarlo".  A su juicio, "fue a darle, posiblemente no quería causarle la  muerte, pero lo mató", ha señalado el letrado, quien ha remarcado que  el acusado "tiene ciertos detonantes de agresividad". Por último, el abogado que ejerce la acusación particular en  nombre de la novia del fallecido, Mariano de Alba, que solicita 22  años de cárcel, ha indicado que, en el momento del siniestro, la  víctima "estaba hablando por el móvil" con ella, con la que iba a  casarse y "a la que llamó para decirle que iba para casa", pero  "instantes después llega el coche, desvía su trayectoria y lo mata". "No hay un accidente, un homicidio imprudente, sino sencillamente  un asesinato alevoso", ha concluido.  Tras la constitución del jurado y la exposición de las alegaciones  por cada una de las partes, el juicio comenzará el próximo lunes con  la declaración del acusado.

  • 1