Local

El fiscal: "El Estado de Derecho ha estado siempre en Malaya"

López Caballero defiende el andamiaje del macrojuicio por corrupción

el 25 oct 2010 / 20:07 h.

TAGS:

El fiscal anticorrupción, Juan Carlos López Caballero, a la derecha, seguido del fiscal jefe.

Juan Carlos López Caballero, fiscal Anticorrupción del caso Malaya, ha mascado chicle durante las primeras ocho sesiones del juicio sobre la trama de corrupción mientras escuchaba, una tras otra, las intervenciones de innumerables defensas que han pedido la nulidad de la causa. Con gesto serio, disfrutaba del caramelo mientras anotaba sus impresiones en el portátil. Parecía ausente, pero ayer, justo en la novena sesión del plenario, dejó claro que su mente jamás ha abandonado la Sala: "El Estado de Derecho siempre ha estado presente en la operación Malaya".

Ésta fue la frase más destacada de su intervención, una perorata que quiso alejar de la grandilocuencia mostrada por algunos defensores. Sus palabras estuvieron trufadas de alusiones a la jurisprudencia y de tecnicismos: su intención ayer fue defender que el andamiaje del caso Malaya, los cinco años de una complejísima instrucción, es plenamente constitucional.

"La instrucción se ha llevado a cabo de una forma correcta jurídicamente", indicó, al tiempo que recordó que "la instrucción ha sido convalidada en un 99% por la Audiencia Provincial". Es decir, las defensas recurrieron ante el juez y las secciones I y III todas y cada una de las decisiones de Miguel Ángel Torres y de Óscar Pérez. Pero todas sus alegaciones se rechazaron.

El fiscal contestó las supuestas violaciones constitucionales enumeradas por las defensas, desde el derecho al secreto en las comunicaciones, hasta la vulneración al juez imparcial o al ordinario predeterminado por la ley y los "poco motivados" autos de detención o registro.

Caso Urquía. Como los jugadores de póquer, López Caballero se sacó ayer un as de la manga, una carta que nadie había usado. Trucos de viejo tahúr: no sólo la Audiencia y los dos instructores revisaron las decisiones, sino que sobre el caso Malaya ya han hablado las dos instancias más autorizadas para hacerlo: el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) y el Supremo.¿Por qué? Fue el TSJA el que condenó al juez Francisco Javier de Urquía por aceptar el soborno de Juan Antonio Roca, asunto que se investigó en Malaya y cuya sentencia ya fue analizada.

Así, refiriéndose a la legalidad de las intervenciones telefónicas, recordó que el Supremo dijo lo siguiente: "En pocas ocasiones nos encontramos con actuaciones más meticulosas y detalladas que las que en este procedimiento ha llevado a cabo el Juzgado de Instrucción número 5 de Marbella".También reseñó que la Audiencia Nacional ya rechazó su competencia para instruir y juzgar este caso, y dudó de que el tribunal del jurado pueda enjuiciar esta trama de corrupción.

Algunos acusados mostraron su enfado durante la intervención de López Caballero, lo que provocó que José Godino llamase su atención y los amenazara con echarlos de la sala. Las defensas atacaron también a lo largo de las ocho primeras sesiones de la vista la cadena de custodia de las pruebas intervenidas por la Policía en los distintos registros e insinuaron que se manipularon documentos y otras piezas de convicción. "No hay prueba alguna que acredite que la cadena de custodia se ha roto o que se hayan manipulado pruebas", destacó.

  • 1