Local

El fiscal investiga la quema de ataúdes en el cementerio de Sevilla

La Fiscalía de Medio Ambiente, Urbanismo y Patrimonio Histórico de Sevilla ha solicitado informes a la Consejería de Medio Ambiente para recabar información sobre la quema de ataúdes al aire libre en terrenos del cementerio de San Fernando.

el 16 sep 2009 / 07:29 h.

TAGS:

La Fiscalía de Medio Ambiente, Urbanismo y Patrimonio Histórico de Sevilla ha solicitado informes a la Consejería de Medio Ambiente para recabar información sobre la quema de ataúdes al aire libre en terrenos del cementerio de San Fernando, según fuentes consultadas por Europa Press.

A esta causa también vendrían a sumarse los informes realizados por la Guardia Civil de Sevilla, cuerpo que abrió una investigación a raíz de la denuncia interpuesta por los sindicatos del Ayuntamiento de Sevilla ante el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) del Instituto Armado por esta causa, que se conoció en noviembre de 2008.

El caso creó polémica al aseverar los sindicatos que esta práctica venía llevándose a efecto desde el año 2005, según informes de este año en los que se pedía a la Delegación municipal de Salud y Consumo que "se resuelva el problema", así como otros posteriores, de mayo de 2007, en los que UGT y CCOO hicieron fotografías de quemas "incontroladas y que se producen desde hace años".

El Ayuntamiento, por su parte, incluyó entre las mejoras a realizar en el camposanto la instalación de un nuevo horno crematorio para la incineración de ataúdes y restos, que se habilitará para finales del año 2009, enmarcándose dentro del plan de actuaciones con financiación a cargo del Fondo Estatal de Inversión Local.

Salud y Consumo inició a finales de 2008 el expediente administrativo para la contratación de una empresa que se encargara de la compactación de los restos de ataúdes y flores, como solución "inmediata" a la situación creada en el cementerio después de que una avería en el horno crematorio propiciara que se quemaran ataúdes al aire libre, lo que motivó posteriormente la paralización de las exhumaciones.

El alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, dio la orden de arreglar el horno dedicado a la quema de residuos procedentes de exhumaciones, así como de que no se sacaran restos hasta que el horno no estuviera en funcionamiento y, una vez lo hiciera a pleno rendimiento, no sacar más ataúdes de los que esta infraestructura sea capaz de incinerar, es decir, no rebasar su capacidad máxima.

Respecto a la práctica de quemar restos de exhumaciones, el informe encargado por el alcalde aseguraba que, una vez consultado el personal con más antigüedad en la plantilla, se señalaba que ésta ha sido una práctica habitual en el cementerio desde su existencia.

  • 1