Local

El fiscal pide 25 años de cárcel por maltratar a su mujer e hijos

La Audiencia Provincial de Sevilla juzgará el próximo 13 de julio a un hombre de 45 años para el que el fiscal pide 25 años de prisión por maltratar a su mujer y a sus dos hijos, menores de edad. El acusado, que desde 2005 tiene orden de alejamiento de su familia, se enfrenta además a la posibilidad de perder durante cinco años la patria potestad.

el 16 sep 2009 / 05:02 h.

TAGS:

La Audiencia Provincial de Sevilla juzgará el próximo 13 de julio a un hombre de 45 años para el que el fiscal pide 25 años de prisión por maltratar a su mujer y a sus dos hijos, menores de edad. El acusado, que desde 2005 tiene orden de alejamiento de su familia, se enfrenta además a la posibilidad de perder durante cinco años la patria potestad.

La Fiscalía de Sevilla pide 25 años de prisión para un hombre de 45 años acusado no sólo de maltratar a su mujer, sino también a sus dos hijos, que en la actualidad tienen 14 y 13 años, a los que no se puede acercar a menos de 300 metros desde hace cuatro años por orden judicial.

En el juicio, que se celebrará el próximo 13 de julio en la Audiencia Provincial a puerta cerrada, el Ministerio Público reclamará para el procesado tres años de prisión por un delito contra la integridad moral, otros dos por un delito de lesiones, y 20 años por dos agresiones sexuales a su mujer. Además, reclama que le retiren la patria potestad durante cinco años y que la orden de alejamiento se extienda también durante los 25 años de la condena. Para la mujer solicita una indemnización de 30.000 euros por los perjuicios físicos y psíquicos producidos y 5.000 euros para cada uno de sus hijos.

los hechos. Según explica el Ministerio Fiscal en su escrito de acusación, la pareja contrajo matrimonio en 1989 después de años de noviazgo. Desde el principio, el procesado tuvo con su esposa un "trato vejatorio, humillante y violento" que fue creciendo con el paso de los años. De hecho, el relato indica que "los insultos, bofetadas, tirones de pelos e pellizcos" eran "frecuentes" y que "cualquier contratiempo sufrido" era suficiente para romper "enseres y mobiliario del hogar" y "formar un escándalo a la esposa" a la que responsabilizaba y culpabilizaba de todo en esos momentos de ira.

La pareja regentaba durante el matrimonio un negocio en el que supuestamente, el procesado intentaba dejar a su mujer en ridículo ante las clientas, a las que les contaba "todo tipo de intimidades conyugales". Además, a los dos hijos del matrimonio, pese a su corta edad, también "les propinaba golpes, incluso palizas, que les provocaban hematomas visibles", siempre según el relato del fiscal, quien cuenta una amplia serie de vejaciones e insultos a los que sometía a ambos menores.

Por último, el Ministerio Público también acusa al procesado de dos agresiones sexuales a su propia esposa. En concreto, el fiscal relata dos escalofriantes episodios ocurridos en abril y en mayo de 2005, en los que supuestamente sometió a su mujer a relaciones sexuales obligadas. Una práctica que se repitió durante el matrimonio y que la mujer vino soportando "por temor al enfado" del acusado, pese a que le mostraba su contrariedad.

La mujer decidió denunciar los hechos en junio de 2005, después de sufrir una profunda depresión. Tras la denuncia abandonó el domicilio familiar junto con sus hijos para marcharse a una casa de acogida. El 28 de julio de 2005 el Juzgado de Instrucción número 4 de Sevilla dictó una orden de alejamiento.

Atención psicológica

El acusado por esta causa tuvo que recibir atención psicológica en 2001 por un trastorno afectivo, que le llevó incluso a ser ingresado en 2002. Pese a todo, el fiscal asegura que esto no le afecta a su capacidad intelectiva y volitiva. La víctima y sus hijos también requirieron de asistencia psicológica. La mujer llegó a la casa de acogida con una fuerte depresión, de la que aún se está recuperando. Los menores han evolucionado positivamente.

  • 1