domingo, 16 diciembre 2018
23:36
, última actualización
Cultura

«El flamenco es una de las más hermosas formas de la música»

El camerunés Richard Bona, uno de los mejores jazzistas del mundo, actúa esta noche en el Lope de Vega

el 14 oct 2014 / 19:08 h.

TAGS:

jazz lope de vega Camerunés de 1967, el bajista y cantante Richard Bona es uno de los mejores músicos de jazz del mundo. Esta noche (20.30 horas) actuará en el teatro Lope de Vega de Sevilla, en el único concierto de esta gira que dará en España. En Europa, y prácticamente en el resto del globo, se piensa en la música africana como algo primitivo y elemental. ¿Hasta qué punto se equivocan? Creo que solo parece primitivo para los europeos que no acaban de entenderla. Hace falta un poco de apertura de mente para entender al otro, como yo la necesité para entender a Bach, Mozart, Miles Davis o Jaco Pastorius. ¿De quién aprendió en sus primeros años en su Camerún natal? Mi abuelo fue mi primer profesor de música. En España pervive la idea de que para hacer buena música es mejor tener un origen humilde. ¿Usted piensa que es una ventaja? Depende de la definición de humildad o de pobreza que le demos. Si se habla en un sentido monetario, material, entonces sí, sin duda. Mi familia y yo nunca tuvimos dinero. Pero siento que fuimos muy, muy ricos. ¿Tiene alguna técnica para tocar bajos con líneas rítmicas muy complejas y cantar a la vez? Es cierto que lleva su tiempo tocar líneas rítmicas complejas y cantar sobre ellas. La excelencia llega a fuerza de repetición... Yo creo que soy bueno en eso porque practico a diario. Pero cualquiera que lo haga también todos los días puede llegar a ser igual de bueno, esto es como todo. Eso sí, si no te pones en serio, te aseguro que no te saldrá bien... Todo el mundo habla de la facilidad que tiene usted para tocar instrumentos. ¿Hay alguno que haya intentado tocar y se le resista? No hay instrumentos difíciles, solo algunos que no me gustan. Si por algún motivo me atrae un instrumento, dedico naturalmente un tiempo a tocarlo. Ahora, por ejemplo, siento que no me gusta tocar el violín... Sí, probablemente me tendría que poner las pilas con el violín. Una curiosidad: ¿Cómo le convenció Mike Stern para dejar París y marcharse a Nueva York? Resultó fácil, viniendo la invitación de alguien a quien yo admiraba desde que era un adolescente, y que llegaría a convertirse en un amigo íntimo. Joe Zawinul me dijo lo mismo, Mike Brecker también... Así que cuando Stern me insistió, a la tercera fue la vencida y no tuve más remedio que hacer las maletas. ¿Fue muy distinto trabajar con Stern que con Pat Metheny, siendo ambos grandes guitarristas? Sí, dos grandes guitarristas con dos accesos muy diferentes... Pero nunca ha sido muy diferente para mí, porque tengo claro cuándo me incorporo como músico acompañante para que el líder de la banda se sienta a gusto. De todos modos, prefiero a Stern, está mucho más cerca de mi concepto musical. ¿Con qué músico o formación le gustaría tocar que no lo haya hecho ya? He tocado con todo el mundo con el que he querido tocar. Usted gira por todo el mundo cantando en su lengua nativa, que pocos pueden comprender. ¿Cree que las letras de las canciones comunican más allá del lenguaje? Hay un lenguaje universal en la música que todos entendemos, que va más allá de las palabras y que rompe todas las barreras. Esa es la razón por la que amaría a Stevie Wonder aunque no supiera inglés, como amo a Camarón sin hablar español. ¿Le gusta el flamenco? Adoro el flamenco, y esa es la razón por la que este año he puesto en marcha un proyecto flamenco. Puedes ver algo en internet, es un concepto increíble, porque considero el flamenco una de las más hermosas formas de la música.

  • 1