Cultura

El flamenco le ha bailado a la famosa crisis por bulerías

El año 2009 llega a su fin y, a pesar de la crisis, no ha sido malo para el arte jondo. 2010 traerá el Festival de Jerez y la Bienal de Sevilla.

el 25 dic 2009 / 19:51 h.

La muerte de Chano, en el mes de abril, dejó al flamenco sin sal y a Cádiz sin ritmo.

A pesar de la famosa crisis económica, el año no ha sido malo para el flamenco. No sabemos cómo será el próximo, en el que tendremos Festival de Jerez y Bienal de Sevilla, los dos eventos de 2010. Cuando se supo que vendría una crisis económica muy grande y no la simple desaceleración anunciada tímidamente por el señor Zapatero, los flamencos llegaron a pensar que volverían a las ventas a buscarse la vida en las juergas de los señoritos. Aquellos tiempos no volverán más, aunque haya quienes los echan de menos, los aficionados a escuchar a un cantaor en un cuarto.

Cuántas veces hemos escuchado decir aquello de "donde se canta bien es en un cuarto", cuando lo difícil es hacerlo en un escenario. Por eso Caracol y Marchena fueron dos genios, y otros cantaores, sin dar nombres, se dedicaron a los cuartos porque no valían para el escenario.Hay que ser justos y reconocer que las instituciones públicas -las privadas siguen sin meter el hombro- han dado la cara este año, aunque haya habido los lógicos recortes. O sea, que en esta ocasión no se ha partido la cuerda por el lado más endeble, como ocurría en otros tiempos.

La Agencia Andaluza del Flamenco, la Diputación Provincial de Sevilla, la Federación de Peñas Flamencas y los ayuntamientos han estado ahí y van a seguir estando el próximo año. Repetimos, a pesar de la crisis económica.Ha sido el año de los centenarios de Caracol y Mairena, dos de los cantaores más grandes de Sevilla. Esperábamos mejores cosas, pero, como suele decirse en nuestra tierra, menos da una piedra.

El centenario de El Sevillano ha pasado prácticamente inadvertido, lo que nos produce una gran tristeza. A ver lo que ocurre este año con el cincuentenario de la muerte del gran Manuel Vallejo.

En lo meramente artístico, quizás haya sido el año del cantaor catalán Miguel Poveda, dedicado ahora a la copla, un género que le atrae y que, como vuelve a interesar, seguramente tocarán otros cantaores y cantaoras, como consecuencia de la gran crisis por la que atraviesa el cante por derecho, que unos reconocen y otros no.

Naturalmente, y como ocurre casi todos los años, se nos han ido artistas importantes y otros que, aun no siendo famosos, se nos han ido también y nos han dejado muy tristes. Las muertes de Chano Lobato y Bernarda de Utrera han sido las más sentidas, a pesar de que ya eran artistas de una considerable edad. Año nefasto, por tanto, porque se ha llevado a dos artistas que han dejado una profunda huella en nuestros corazones y, cómo no, en el flamenco.

2009 ha sido un año de la salida al mercado de muchos discos y libros, en algunos casos, de gran interés para los aficionados. O sea, que no podemos quejarnos porque la crisis no ha podido con nosotros. Los flamencos llevamos 200 años aguantando las envestidas de dictaduras, repúblicas y democracias. En unas épocas ha sido mejor tratado que en otras, como es lógico. En ésta, con todo lo que se quiera decir, el flamenco es un arte mimado por las instituciones y los medios de comunicación.

Sin embargo, es importante no bajar la guardia porque siempre hay enemigos al acecho.

  • 1