Cultura

El flamenco ya es Premio Nacional

Nunca un premio nacional tuvo tanto tronío como el que le fue concedido ayer a la bailaora sevillana Manuela Carrasco, icono de pureza y jondura en el flamenco.

el 14 sep 2009 / 20:32 h.

Nunca un premio nacional tuvo tanto tronío como el que le fue concedido ayer a la bailaora sevillana Manuela Carrasco, icono de pureza y jondura en el flamenco. "Me llega en mi mejor momento", dijo ayer, escuetamente, con su insobornable sencillez, tras conocer la noticia. Pero como las alegrías nunca vienen solas, el Consejo de Ministros decidió poner la guinda con la concesión del Premio Nacional de Música a Miguel Poveda, el catalán más sevillano.

La bailaora sevillana, sencillamente, aseguró ayer encontrarse "feliz" tras haberle sido concedido el Premio Nacional de Danza 2007. El ministro de Cultura, Cesar Antonio Molina, llamó personalmente a Carrasco para darle la enhorabuena por este galardón que para la artista "llega en un gran momento" y tras una vida "dejando la piel en el escenario". En declaraciones a Europa Press, Carrasco aseguró estar "llena de satisfacción" por un "reconocimiento a todo lo que he hecho en el mundo del baile desde que empecé".

"Desde que tengo cuatro años me he dejado la piel en el escenario y ahora estoy en el mejor momento, con una gran producción, Romalí, que está teniendo un gran éxito en Europa", destacó Carrasco, que ayer mismo llegó de Bruselas tras haber presentado también en Amstedam, "con un gran éxito" este espectáculo con el que ahonda en las raíces más remotas del flamenco. La artista sevillana continuará representando Romalí en las próximas semanas en varios escenarios españoles. "Espero que ahora lo contraten mucho más", bromeó la bailaora.

La bailarina y coreógrafa Carmen Werner y la bailaora sevillana Manuela Carrasco fueron las dos destinatarias ayer del Premio Nacional de Danza 2007, en sus modalidades de Creación e Interpretación, respectivamente. Los galardones los concede el Ministerio de Cultura y están dotados con 30.000 euros cada uno. El jurado, presidido por el director general del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (Inaem), Juan Carlos Marset, concedió este premio a Manuela Carrasco "por su aportación esencial al baile flamenco y haber hecho desde la profundidad de este arte un lugar de encuentro con otras culturas". El jurado se completó con la vicepresidencia de la subdirectora general de Música y Danza del Inaem, María Luisa Manchado; Ana Victoria Cabo, Marta Carrasco, Francesc Casadesús, Virginia Valero, Rosángeles Valls de la Compañía Ananda Dansa (Premio Nacional de Danza 2006 en la modalidad de Creación) y Eusebio Muraday (Premio Nacional de Danza 2006 en la modalidad de Interpretación).

Manuela Carrasco (Sevilla, 1958), debutó profesionalmente a los diez años. En 1974 obtuvo el premio Nacional de Baile de la Cátedra de Flamencología de Jerez. Ha actuado junto a figuras tan importantes como Camarón, Pansequito, El Lebrijano, Mario Maya, Merche Esmeralda y Antonio Canales. Ha recorrido numerosos países con sus espectáculos Flamenco puro, Corazón flamenco y La raíz del grito. Sus últimos trabajos son Tronío, que estrenó en 2004 en la Bienal de Flamenco de Sevilla, y Un sorbito de lo sublime 2006, que presentó en Jerez.

  • 1