Economía

El FMI predice que el paro superará en España el 20% en 2010

El Fondo Monetario Internacional (FMI) predijo hoy que el desempleo en España alcanzará el 20,2 por ciento en el 2010, debido principalmente al desplome inmobiliario, al tiempo que elevó levemente sus previsiones de crecimiento.

el 01 oct 2009 / 06:42 h.

El organismo cree que España perderá un 3,8 por ciento de su Producto Interior Bruto (PIB) este año, dos décimas menos que su cálculo de julio, y un 0,7 por ciento en el 2010, una décima menos que su anterior pronóstico.

 

Sus cifras son algo más pesimistas que las del gobierno, que en junio calculó una contracción del 3,6 por ciento en el 2009 y del 0,3 por ciento en el 2010.

En todo caso, España será uno de los pocos países europeos que continuará en recesión el año que viene y eso redundará en más pérdidas de puestos de trabajo.

El FMI estimó en su informe "Perspectivas Económicas Mundiales", que hizo público hoy en Estambul, que el desempleo alcanzará al 18,2 por ciento de la población activa este año y superará la barrera psicológica del 20 por ciento el que viene, al sumar un 20,2 por ciento.

En comparación, el gobierno habla de una tasa de paro del 17,9 por ciento este año y el 18,9 por ciento en el 2010.

Para España el sector de la construcción es un lastre especial y el Fondo pronosticó que habrá caídas "grandes" adicionales en los precios de la vivienda en el país, así como en Dinamarca y Reino Unido, aunque no especificó su posible magnitud.

El organismo basó su conclusión en el alto precio de la vivienda en relación a los ingresos medios de los ciudadanos, a su media histórica y al valor de los alquileres, entre otros factores.

Al mismo tiempo, el déficit del sector externo se aminorará, al pasar del 6 por ciento del PIB este año al 4,7 por ciento en el 2010. En comparación, en el 2007 alcanzó el 10 por ciento del PIB, una cifra muy elevada.

En lugar de deberse al incremento de las exportaciones, la mejora de la balanza externa se explica por una reducción de la demanda interna, según el FMI, como respuesta al golpe de la crisis inmobiliaria, que ha empobrecido a los ciudadanos al sajar el valor de sus viviendas y ha reducido la inversión.

El informe también prevé que el nivel de precios decrecerá un 0,3 por ciento este año, mientras que el año próximo la inflación volverá con una tasa del 0,9 por ciento.

En comparación a España, el resto de la zona euro sale mejor parado en los cálculos de crecimiento del Fondo para el próximo año, con la excepción de Irlanda, que también sufre de la resaca de una burbuja inmobiliaria.

Sin embargo, el informe da poca esperanza a España de que sus vecinos tiren de su economía.

El crecimiento en el área del euro sólo sumará un 0,3 por ciento en el 2010, tras una disminución del 4,2 por ciento este año.

Se trata de una recuperación "lenta" y plagada de peligros, según el Fondo, que vaticina una escasez de crédito y un consumo frenado por el alto desempleo, en un momento en el que los gobiernos tendrán que retirar sus medidas de estímulo.

Por ahora, la recomendación del organismo para la zona y los países avanzados en general es mantener los programas de apoyo a la economía hasta que la recuperación se afiance más.

El Fondo alertó de que las entidades financieras europeas siguen vulnerables a un empeoramiento de su cartera porque las pérdidas de las empresas pueden subir.

A su juicio, los bancos necesitan más capital "para restablecer la confianza en el sistema financiero y su capacidad de prestar", una condición necesaria para la salida de la crisis.

 

  • 1